Prueba:: Hyosung ST7.

La firma coreana Hyosung, lleva unos cuantos años fabricando una gama de productos muy interesante, sobretodo por su relación calidad/precio, ahora lanza la que es su modelo de mayor cilindrada la ST7, una custom de 700 centímetros cúbicos de gran tamaño, acabados aceptables y precio competitivo.

Prueba:: Hyosung ST7

La firma coreana Hyosung, lleva unos cuantos años fabricando una gama de productos muy interesante, sobretodo por su relación calidad/precio, ahora lanza la que es su modelo de mayor cilindrada la ST7, una custom de 700 centímetros cúbicos de gran tamaño, acabados aceptables y precio competitivo.

Las custom son motos normalmente bicilindricas de gran cilindrada con una clara vocación turistica y una imagen muy atractiva, todos estos atributos los tiene nuestra invitada de hoy.

Motor
Como no podía ser de otra forma la ST7 monta un gran bicilíndrico de 688 cc, con unos aprovechables 63 caballos. El motor es muy actual ya que monta 4 válvulas por cilindro, inyección electrónica y refrigeración liquida.

La fama que tienen las motos de este tipo es que sus motores son indestructibles ya que normalmente se usan a bajas revoluciones, por lo que el propulsor apenas sufre. La verdad es que la ST7 tiene todas las papeletas para ser una moto eterna, ya que gusta de rodar a medio régimen, sin prisas y disfrutando de la carretera.

La transmisión corre a cargo de una correa, mucho más dócil que las cadenas a la hora de transmitir la enorme fuerza del motor a la rueda trasera.

El cambio es suave y fácil de accionar. El escalonamiento es bueno pensando en la gran fuerza del propulsor.

Las prestaciones sobretodo en aceleración y recuperación son muy buenas, la velocidad punta es buena pero la moto no te incita a correr.

El deposito de gasolina de 17 litros te ofrece una buena autonomía, ya que el consumo ronda los 7 litros en trayectos mixtos, en carretera esta cifra se rebaja ostensiblemente.

Comportamiento
La posición de conducción de las Custom, hace pensar a quienes no las han probado que el equilibrio es precario y que la posición es incómoda, pero no es verdad, són fáciles de llevar, y además se hace con suma comodidad. Las diferencias con una moto “normal” radican en acostumbrarse a la posición del cambio y el freno de pie.

La ST7 es una buena compañera de viaje, no en vano una pareja de valencianos este pasado verano, la usaron para ir al Cabo Norte y volver. En Autopista y a velocidades legales los kilómetros pasan rápido, a más velocidad ya transmite más vibraciones y es más cansado.

En carretera es muy divertida, entra y sale de las curvas con decisión, apoyada por la tremenda fuerza del motor y la efectividad de sus dos frenos de disco.

Las suspensiones están enfocadas al confort pero ofrecen unos buenos límites de seguridad.

En ciudad su anchura hace que nos lo pensemos dos veces al pasar entre coches pero es la reina de los semáforos y gracias a su baja altura llegamos con ambos pies al suelo.

Equipamiento
Este modelo no tiene nada que envidiar a las más caras custom del mercado, incluso lleva indicador de nivel de gasolina que muchas no incorporan.

La calidad de sus acabados es básico, como su precio, pero nada criticable.

Competencia
Su mayor competencia es la Honda VT750, que no es tan clásica como la ST7 pero tiene un precio similar, con menos equipamiento pero con un motor mayor.

Calidad/Precio
Pagar 6.400 euros por este “pedazo” moto es un buen negocio, ya que a cambio de este precio nos llevamos una atractiva moto, de buen funcionamiento y que nos puede llevar desde al trabajo cada día hasta el fin del mundo.

Â

Nos sigues?