Probamos las Moto Guzzi V9 Roamer y Bobber

Moto Guzzi es una marca tradicional, clásica como pocas, una marca conocida de nombre pero con una gama poco vista por nuestras calles, ahora los italianos quieren cambiar esta situación con el lanzamiento de estos dos modelos y la remodelación de otros en unos meses.

Las nuevas criaturas de Moto Guzzi son dos gemelas con distinta vestimenta, una Custom y una Rockera, la Roamer y la Bobber.

La mayor diferencia entre ambas son sus neumáticos, de perfil alto y gordos en la Bobber, pero también que esta sustituye los cromados de la Roamer por el negro mate, muy poco usado en este tipo de motos, color que está presente hasta en el escape.

Hay también otros pequeños detalles diferentes como la situación de las luces o el asiento mucho más delgado y duro en la Bobber.

La Moto Guzzi V9 Bobber es una moto única, con alma british y diseño italiano, la Roamer es mucho más parecida a otros modelos presentes en el mercado.

 El propulsor V-Twin a 90º trasversal es una nueva evolución del inmortal motor de la marca de Mandello del Lario (Italia), ahora con 850 cc, unos buenos 55 cv y un enorme par de 60 Nm entre 2.500 rpm y 6.500 rpm, que la hace muy reactiva y hasta brusca en algunas situaciones.

Este nuevo motor, conforme con la norma Euro 4, viene con un control de tracción de serie, desconectable si queremos, así como un sistema Abs, de buen funcionamiento.

Estas V9 poco o nada tienen que ver con su hermana pequeña la V7, ya que son modelos nuevos, con unos acabados muy mejorados y de mejor calidad.

Con solo una pulsación del botón de arranque, el V-Twin cobra vida con una instantánea sacudida a los lados como ocurre en los motores bóxer.

Una vez en marcha vemos el carácter de este propulsor, fácil de conducir si lo hacemos en marchas largas, sino la zaga tiene siempre ganas de seguir su camino, con el consiguiente susto. En ruta es una moto rápida, con buenas recuperaciones y aceleraciones y una punta condicionada por las vibraciones y la fuerza del aire en nuestra cabeza y pecho. La sexta marcha es muy aprovechable, va desde 60 Km/h hasta el corte…

La Bobber, es sin ningún lugar a dudas mi gemela preferida, con el único handicap del asiento de mullido duro, su monta de neumáticos la hace más ágil y divertida, a parte de más deportiva, en cuanto a prestaciones son muy parecidas.

Si lo que deseamos es pasear por carreteras secundarias, nuestra elección será la Roamer, más cómoda y pensada para tiradas largas.

En cuanto a confort, particularmente me molestó que mis rodillas rozaran en la protección de las culatas, una situación que con el paso de los kilómetros cansará.

Los frenos se han encomendado a los especialistas de Brembo, que han conseguido un buen trabajo.

Ambas montan una transmisión por cardán, de bajo mantenimiento y funcionamiento optimo, además el cambio está bien escalado y funciona muy eficazmente.

Incorpora control de tracción MGCT de dos modos (nivel 1 para conducción en mojado y 2 para respuesta menos intrusiva), también desconectable, un respaldo de seguridad muy bien recibido. ABS, toma USB y plataforma multimedia para aprovechar tu teléfono móvil a modo de telemetría componen su perfil más vanguardista.

Se comercializa en varios colores a unos precios de 10.399 € la Roamer y 10.799 € la Moto Guzzi V9 Bobber.

Valoración Final

Motos clásicas con tecnología moderna, diseño italiano, un rugir muy conseguido y un precio muy ajustado, si una de las dos os encaja no dudéis en que es vuestra moto.

Nos sigues?