Probamos el ciclomotor Rieju Bye Bike

Los catalanes de Rieju hace un tiempo que comercializan un ciclomotor automático, Bye Bike, un modelo sencillo, con acabados de calidad y tecnología moderna.

La marca de Figueres desde hace muchos años está especializada en vehiculos de 50 cc, tanto automáticos como de marchas, pero no tenía ningún ciclomotor automático de rueda alta. Este Bye Bike sigue la estela de las Derbi Variant o Vespino de hace unas décadas, pero actualizando el concepto sin perder sus enormes bondades, la economía de uso y compra y sobretodo una facilidad de uso cercana a la de una bicicleta.

El Rieju Bye Bike es alternativa a los scooter de 50 cc con los que comparte prestaciones (todos están limitados a 45 Km/h), pero a los que supera en facilidad de conducción, comportamiento y sobretodo economía de uso. La única ventaja que tienen los scooter es el cofre bajo el asiento, que en el caso del Bye Bike se soluciona montando el Baúl Trasero opcional.

El uso del Rieju Bye Bike es doble, tanto para particulares que deseen un vehiculo económico para moverse por la urbe o empresas que busquen un ciclomotor de bajo mantenimiento para hacer el reparto, tanto de Pizzas o paquetería.

El Rieju Bye Bike equipa un motor de 2 tiempos con engrase separado y una potencia de 1,75 Kw, arranque eléctrico y toma de corriente de 12v para la recarga de móviles o navegadores.

Las prestaciones ya hemos comentado que son parejas al resto de sus competidores, aunque su condición de moto de 2 tiempos le otorga una salida desde parado y una aceleración más rabiosa respecto a los ciclomotores equipados con propulsores de 4 tiempos.

El comportamento es magnífico, es una moto ágil y sus 67 Kg de peso la hacen fácil de manejar en parado.

Es muy estrecha, lo que le permite pasar entre los coches a poco que estén separados un par de palmos (Es un decir..)

El confort es bueno, sin lujos, pero el mullido del asiento es bueno y hay espacio suficiente para el trasero. Hay versiones de una o dos plazas.

Valoración Final
Su precio no es de derribo como sucede con algunos competidores Asiáticos, cuesta 1.499 €, pero sin duda la calidad y duración de los componentes, el funcionamiento del motor y la parte ciclo, bien valen la diferencia, sin hablar de que si se nos estropea, rompemos algo,.. vamos al concesionario y tendrán la pieza para arreglarlo, cosa que no pasa con otros fabricantes más “baratos”. Es un ciclomotor sencillo, robusto y bien acabado, si os encaja, no os defraudará.

Nos sigues?