Prueba SYM Fiddle II 125.

Hoy probamos un pequeño Scooter urbano, con look retro, precio asequible (1.800 euros), bajo mantenimiento y prestaciones suficientes, fabricado por SYM, un fabricante de Taiwan, que cada dí­a tiene una gama más completa y de calidad.

En tiempos de crisis como los actuales y con los precios de los carburantes a niveles nunca vistos, los scooters se presentan como la mejor opción de movilidad urbana y en muchos casos también interurbana. Hoy probamos un pequeño Scooter urbano, con look retro, precio asequible (1.800 euros), bajo mantenimiento y prestaciones suficientes, fabricado por SYM, un fabricante de Taiwan, que cada día tiene una gama más completa y de calidad.

El Fiddle deriva de su hermano pequeño de 50 centímetros cúbicos, por lo que es ligero (108 kg), manejable y de recortadas dimensiones, muy adaptado a un uso urbano con alguna escapada por vías interurbanas.

El diseño recuerda a las vespas de mediados del siglo pasado, con unas líneas suaves y bonitas, los acabados rozan a buena altura.

Motor

El propulsor del Fiddle es de lo más robusto y probado que hay en el mercado, tiene 125 centímetros cúbicos, de 4 tiempos, con una potencia entorno a los 9-10 caballos, refrigerado por aire y alimentado por carburador. Su mantenimiento se limita a controlar el aceite del motor, limpiar de vez en cuando el filtro del aire y ponerle gasolina cuando toque.

Las prestaciones son bastante aceptables con una punta real entorno a 100km/h (110 de marcador), velocidad que podemos mantener incluso en subida, si no es muy empinada. Recupera francamente bien, y la respuesta al acelerador es rápida, las aceleraciones tampoco son criticables, sobretodo gracias al bajo peso del conjunto.

El consumo se sitúa entorno a los 3,5 litros de Gasolina sin plomo. Una de las pegas que le hemos encontrado es el minúsculo depósito de gasolina de 5 litros, que nos obligará a pasar cada 120 kilómetros por el surtidor.

Tiene arranque por botón y también el muy útil arranque de patada, sobretodo cuando se nos muere la batería.

Comportamiento

El peso del Fiddle es muy bajo y por tanto se conduce muy ágilmente por ciudad, las ruedas de 12 pulgadas le otorgan una mayor estabilidad que otros modelos que montan llantas de 10.

Es una moto muy fácil de llevar, la posición de conducción es cómoda y aunque no sobre el espacio, ofrece un buen acomodo para las piernas, gracias al suelo plano.

En ruta es voluntariosa y segura, no vibra y corre bastante, es posible hacer tramos de autopista sin morir en el intento.

Equipamiento

El cuadro de mandos es simple, velocímetro, nivel de gasolina, testigos de luces e intermitentes, cuentakilómetros y ya está. Hay que reconocer que ofrece una buena lectura tanto de día como de noche.

Las luces son correctas para ciudad y un tanto juntas para carretera, pero si solo es puntualmente no tenemos porqué ponerle peros.

El Cofre de debajo del asiento ofrece espacio para un casco Jet con Visera o uno integral pequeño, al igual que el cofre opcional que montaba la unidad de pruebas.

El equipo de frenos tiene una potencia destacable y eso que la moto probada tenía 20 kilómetros cuando nos la dejaron, suponemos que a medida que pesen los kilómetros el disco delantero y el tambor trasero mejorarán incluso su rendimiento.

Conclusión

La SYM Fiddle 125 es un producto de media calidad, con un precio bastante atractivo (1.800 euros) y unas prestaciones y consumos bastante buenos, para un uso eminentemente urbano es un vehiculo muy recomendable.

Nos sigues?