Prueba a fondo Piaggio Berverly 125 ie.

Piaggio Beverly
Piaggio Beverly

La Beverly fue en su momento la respuesta de Piaggio al Scoopy de Honda, un scooter de rueda alta, ágil, ligero y manejable, muy adaptado a las ciudades europeas, caracterizadas por tener muchas calles con adoquines, dónde los modelos de rueda alta son mucho más seguros que los de rueda baja como la Vespa

En su última puesta al día la Beverly es netamente superior al resto de modelos del mercado, sobretodo por su capacidad de carga y su extrema facilidad de uso, además el mal endémico de las Piaggio, que siempre había sido el acabado, roza a gran altura y el propulsor ofrece unas buenas dosis de potencia.

El diseño recuerda a la Aprilia Scarabeo de finales del siglo pasado, un tanto retro, con el faro en el escudo y una combinación de colores muy conseguida.

Gama
La beverly está disponible en tres cilindradas, el 125 que se puede conducir con el carné de Coche y las dos cilindradas mayores de 300 y 350 ya solo disponibles con el carné de moto.

Motor
Este monocilindrico de 125 centímetros cúbicos, acoplado a un cambio automático por variador, ofrece un rendimiento muy suave y silencioso, con unos buenos bajos pero con una estirada poco contundente, está muy enfocado a un uso urbano, pero le cuesta coger velocidad en las vías rápidas.

Su gran baza es el bajo consumo, durante nuestra prueba se situó en 2,8 litros a los 100 kilómetros, una cifra muy destacada.

Las prestaciones son buenas, no las mejores del segmento pero si más que correctas, con una punta cercana a los 105 km/h y unas buenas recuperaciones y aceleraciones.

Equipamiento
Destaca su gran capacidad de carga, con una enorme guantera detrás del escudo, dónde podremos llevar las llaves de casa, del parking,.. herramientas, el chaleco, papeles,.. cargar el móvil gracias al conector de 12 voltios, en fin muy útil y a mano.

El cofre de debajo del asiento es sencillamente mágico, caben dos cascos, un Jet y un integral, se abre desde el manillar o desde el interior de la guantera y ofrece un acceso sensacional.

La boca de llenado de la gasolina se encuentra entre las piernas del conductor, eliminando la posibilidad de una plataforma plana, pero ofreciendo un centro de masas más bajo, que nos beneficia en marcha.

El cuadro de instrumentos es completo y de fácil lectura, todos los mandos ofrecen un tacto suave y seguro.

Comportamiento
Por ciudad es un ejemplo de la superioridad de las motos de rueda alta, es ágil, segura y permite pasar entre coches sin problemas.
Dispone de caballete y pata de cabra, ambos con un fácil uso y francamente seguros.

En carretera a pesar de la corta caballería, da la talla y permite un ritmo movidito, entra muy bien en las curvas y la frenada y muy potente.

En Autopista le falta velocidad punta, pero mantiene 100 km/h sin muchos problemas, es estable y segura.

Conduciendo a dúo, apenas se modifican las prestaciones y comportamiento, además ambos ocupantes disfrutan de una buena posición, se nota que esta moto puede montar propulsores más potentes.

Valoración Final
Es un producto muy homogéneo, atractivo y cómodo, será una buena compaí±era en nuestro día a día. No ha gustado mucho y pensamos que es una opción muy interesante a las superventas Asiáticas del segmento.

Nos sigues?