Prueba a fondo Hanway Raw 125 Café Racer

Hoy pasa por nuestras manos una Mini Cafe Racer, emparentada con las Royal Enfield o Triumph Clásicas, pero con un menor tamaño, un motor de 125 cc y un precio de 1.845 Euros.

La Hanway que hoy probamos es la que usaron los amigos de Big Bike, el concesionario de la marca en Barcelona de la marca china, para realizar la Rider 1000. Este modelo incluye un escape Yasuni Opcional (entorno a 200 €) que la dota de un sonido ronco muy atractivo. También dispone de un desarrollo más largo para tener una mejor punta.

Esta 125 básica es adecuada para moverte por ciudad con estilo y si es necesario no es problema ampliar horizontes, aunque sea con tranquilidad, ya que la moto tiene  una velocidad punta efectiva de entorno a los 100 Km/h.

En el caso de la Hanway lo que más llama la atención es que los materiales empleados no son de baja calidad, como pasa en el resto de motos china que han pasado por nuestras manos hasta día de hoy. Su estética se inspira en las Cafe Racer de los 70.

Incorpora una mecánica fiable y económica, monocilindrica de 125 refrigerado por aire con carburador, el mismo que monta la Yamaha YBR, aunque esta última ahora monta inyección electrónica y con una parte ciclo suficiente para moverte con soltura y comodidad por todos sitios.

El cambio de 5 relaciones tiene un tacto genial, mucho mejor que otras motos con más pedigrí a las que por ejemplo les cuesta entrar en punto muerto, sobretodo en frío.

En cuanto al consumo, ronda los 3 litros a los 100 kilómetros, una cifra buena que nos permite tener una amplia autonomía gracias a los 11,5 litros de depósito de gasolina.

El equipamiento es muy ámplio, ya que dispone de unas suspensiones de buen filtrado, con horquilla invertida delantera de 35mm delante, frenos de disco en ambas ruedas, cuadro digital con nivel de gasolina, reloj, velocímetro, cuentavueltas y varios testigos, arranque por botón,..

La moto es baja, muy adaptada a personas de baja estatura y sobretodo mujeres, ya que su peso ronda los 100 kilos y es muy cómoda para mover en parado.

La posición de conducción es cómoda y tanto en ciudad como en carretera es ágil y fácil de llevar, incluso en zonas de curvas, dónde es sumamente divertida.

El asiento es cómodo para circular solo pero no tanto para el pasajero.

Valoración Final
Por menos de 2.000 euros nos llevamos una moto muy polivalente, que no nos llevará hasta el fin del mundo, pero que para un uso a diario, es un vehiculo perfecto para hacer recados, ir al trabajo, .. y con un mantenimiento y consumos muy bajos. La moraleja tras la prueba de esta moto es que los chinos cada vez hacen las motos mejores y mantienen precios sumamente competitivos.

Nos sigues?