Probamos la KSR GRS 125i

Desde Austria nos llega una Nacked de 125 muy pintona, pensada para un uso urbano con alguna escapada fuera de la urbe.

Caracterizada por una imagen moderna y una calidad de acabados buena, esta GRS es una opción más en un segmento bastante competido, dónde destaca por ser un producto europeo, aunque fabricado en Asia.

Motorizada por un propulsor de 125 cc refrigerado por aire y con unos más que suficientes 11 caballos de potencia, ofrece unas buenas prestaciones con una economía de uso muy baja.

El cambio de 5 relaciones tiene un tacto preciso y firme, el escalado de marchas es bueno, no hay grandes saltos entre relaciones.

El equipo de frenada está formado por un disco en cada eje, que ofrecen un buen tacto y potencia de frenado.

El consumo anunciado por el fabricante es de tan solo 2,3 litros a los 100 kilómetros, un registro muy bueno.

La velocidad punta se sitúa entorno a los 100 Km/h, como la mayor parte de sus competidoras.

El motor tiene un sonido ronco y muy atractivo, digno de motos de mayor cilindrada, su funcionamiento es suave y tiene buena respuesta desde bien abajo, aunque no se estira en exceso, ya que es un propulsor refrigerado por aire.

En marcha es una moto cómoda, incluso en conducción a dúo, en carreteras sinuosas ofrece confianza en las curvas y responde con prontitud, es divertida.

En ciudad tiene una cualidad imprescindible, llegamos perfectamente al suelo con ambos pies, además las aceleraciones son correctas y es ágil entre el tráfico.

En Autopista nos falta velocidad punta, por lo que no nos encontraremos a gusto, ya que hay que ir siempre a fondo.

Valoración Final

Por 2.699 euros, nos llevamos una moto bien acabada, de bajo mantenimiento y de buen funcionamiento, su única pega es la falta de algún caballo, pero para un uso eminentemente urbano, va sobrada.

Nos sigues?