Nueva Hanway Scrambler 125

Hanway,  la  marca  número  uno  en  ventas  del  mercado  español  en  el  segmento  de motos “vintage” importada por Motorien, amplía su catálogo con la Scrambler 125, un homenaje a las primeras motocicletas “todo terreno” de la década de los sesenta con todos sus detalles, que refuerza la especialidad “retro” de la marca junto con las ya conocidas  Raw  Café  y  Raw  Café  Racer. 

Con  este  modelo,  Hanway  completa  y refuerza su representación en el segmento de motos “vintage”.
 
La principal característica que aporta esta Scrambler es el uso de anchos neumáticos de tacos sobre llantas de radios de 18 y 17 pulgadas, respectivamente para las ruedas delantera y trasera, con los que se garantiza un perfecto agarre en uso offroad.
 
El  aspecto  “retro”  se  consigue  con  un  depósito  de  chapa  redondeado  con  tapón protegido por cerradura que encierra una capacidad de 11,5 litros y proporciona una más que sobrada autonomía. El asiento también contribuye a esa imagen clásica con superficie  plana  y  tapizado  con  ribete  blanco; se  eleva  a una  discreta  altura  de 720 mm, lo que permite a cualquier talla de usuario llegar con las dos plantas de los pies al suelo,  un  detalle  que  se  agradece en  pilotos  noveles  y  en  uso  offroad  para  superar “remando” las zonas más difíciles.
 
Su motor monocilíndrico 4T proporciona una potencia de 10,2 CV a 8.000 rpm y un empuje  de  10  Nm  a  6.500  rpm  con  cinco  relaciones  de  cambio.  Para  su  puesta  en marcha  dispone  de  motor  eléctrico.  El  escape  se  integra  muy  bien  en  el  diseño  al tratarse de un megáfono cromado.
 
Todos esos detalles tradicionales contrastan con soluciones de alto nivel más actuales y que proporcionan una superior seguridad activa. Es el caso de los frenos de disco en ambas ruedas y unas suspensiones Premium: horquilla invertida de eje centrado con protecciones  en  las  barras  y  dos  amortiguadores  hidráulicos  con  muelle  de  paso variable ajustables en precarga.
 
No podía faltar el característico manillar alto y ancho de las motocicletas “verdes” y los guardabarros  elevados.  El  cuadro  de  instrumentos  simula  ser  un  sencillo  reloj velocímetro,  aunque  en  la  práctica  es  una  pantalla  LCD  que  agrupa  el  velocímetro, totalizador y parcial de kilómetros, cuentavueltas gráfico, nivel de gasolina e indicador de  marcha  engranada.  La  iluminación  se  confía  en  un  sencillo  faro  redondo  con bombilla halógena y un piloto trasero por matriz de diodos LED.
 
La  nueva  Scrambler  125  estará  disponible  en  la  red  de  Vendedores  Autorizados Hanway a finales de septiembre. El color será único, el Verde Británico, característico en estas motos “vintage”. El precio de lanzamiento es PVPR 2.095€ (IVA incluido).

Nos sigues?