Prueba:: Daelim S1 125i.

Daelim triunfó hace ya unos años con un modelo llamado NS125, del que vendió muchas unidades en nuestro mercado, con un precio reducido, buenas prestaciones y calidad suficiente, convenció a muchos. La S1 es la sucesora de esa NS, de la que mantiene virtudes y mejora defectos, por ejemplo, el motor que con la inclusión de la inyección electrónica se ha vuelto menos tragón y por extensión más ecológico. También los materiales y la instrumentación han sufrido una franca evolución, así como la parte ciclo más rígida y ahora con doble disco de freno.

Prueba:: Daelim S1 125i

Daelim triunfó hace ya unos años con un modelo llamado NS125, del que vendió muchas unidades en nuestro mercado, con un precio reducido, buenas prestaciones y calidad suficiente, convenció a muchos. La S1 es la sucesora de esa NS, de la que mantiene virtudes y mejora defectos, por ejemplo, el motor que con la inclusión de la inyección electrónica se ha vuelto menos tragón y por extensión más ecológico. También los materiales y la instrumentación han sufrido una franca evolución, así como la parte ciclo más rígida y ahora con doble disco de freno.

Motor
El motor es un monocilíndrico de 125 centímetros cúbicos refrigerado por aire/aceite que desarrolla 11,5 caballos y que con la ayuda de la inyección electrónica su consumo se fija en unos 4 litros a los 100 kilómetros, en línea del resto de competidores.

La S1 es un modelo urbano que no desmerece en trayectos extraurbanos, su velocidad máxima por encima de los 100 km/h y su buena aceleración y recuperaciones la hacen una fiel compañera para moverse tanto por la urbe como por el extrarradio.

Comportamiento
La S1 es un Scooter de tamaño medio, con rueda de 12 pulgadas que está muy enfocado a un uso por ciudad, su recortada altura de asiento, su bajo peso (apenas supera los 120 kilos) y sus recortadas dimensiones nos permitirán ratonear por las callejuelas y pasar entre los coches en los atascos.

Sus suspensiones tienen un tarado suave, más confortable que deportivo, muy de agradecer en tramos dónde el asfalto esté en malas condiciones.

Su frenada es excelente, sin duda la mejor de entre sus competidores, básicamente por ser el único que equipa disco en ambos trenes y sistema de frenada combinada.

Su comportamiento en carretera es bastante bueno, le falta algo de estabilidad, debido al bajo peso, pero mantiene buenos cruceros y es cómoda.

Equipamiento
El confort de su asiento es elevado, con un mullido suave y espacio para las posaderas de piloto y pasajero.

Un detalle de agradecer es la ubicación del tapón y del depósito de la gasolina, detrás del escudo, de fácil acceso y manipulación.

El cuadro de mandos tiene una buena presencia, con la información justa suficiente, su lectura es fácil tato de día como de noche.

El gran faro delantero nos hará ver y ser vistos sin problema y los intermitentes integrados también son muy visibles.

Debajo del asiento esconde un espacio que albergará sin problema un casco integral y algo más (Guantes, documentación,..). En el escudo hay otra guantera con llave.

Calidad/precio
La calidad de los materiales es justa pero lejos de otras realizaciones asiáticas dónde los materiales son pésimos, es una moto económica y robusta.

Pagar 1.800 euros por este Scooter es más que razonable, por prestaciones, calidad y sobretodo espacio, Daelim ha dado en el clavo con un producto muy competitivo.

Competencia
Su mayor competidora la encuentra en casa, la S2, con la que comparte propulsor, ofrece algo más de espacio de carga y tamaño en general. El resto de marcas tienen Scooters de similar calidad pero a precios entorno a los 2.000 euros, como son las Sym VS o la Kymco G5.

Â

Nos sigues?