Prueba:: Comparativa BMW C650 Sport y C650 GT.

Las C650 Sport y GT, son dos motos totalmente diferentes, que comparten motor y parte ciclo pero que se diferencian en multitud de detalles que las hacen muy diversas.

Prueba:: Comparativa BMW C650 Sport y C650 GT

Bmw es a día de hoy el fabricante de motos que tiene la mejor posición económica y de mercado en el mundo, probablemente junto a Harley. La firma bávara tiene una gama de producto muy asentada y que goza de un gran éxito, pero no se quiere dormir en los laureles y aunque sus otras experiencias en el segmento del scooter no cuajaron, ahora vuelve con un producto muy competitivo y a la altura de lo más granado del mercado.

Las C650 Sport y GT, son dos motos totalmente diferentes, que comparten motor y parte ciclo pero que se diferencian en multitud de detalles que las hacen muy diversas. La Sport es un scooter deportivo, muy ágil y perfecto como moto para todo, en cambio el GT como su nombre indica tiene un enfoque claramente rutero, más ancha y con una posición de conducción más relajada, manillar alto y más lenta de reacciones, lo que no quiere decir que vaya mal, sino que está más encaminada a realizar kilómetros por vías tanto de primer como de segundo orden.

La imagen de ambos scooter tiene un aire a las últimas realizaciones de la marca alemana, con una calidad de materiales digno del que seguramente será la nueva referencia entre los scooter de gama alta.

Motor

El alma de ambos scooter es un motor bicilindrico de 647 cc en paralelo refrigerado por líquido y 4 válvulas por cilindro, con inyección electrónica y que eroga unos interesantes 60 caballos.

El motor es muy lineal desde bajas revoluciones con arrancadas fulgurantes y prestaciones muy destacadas.

El sonido del motor sin ser muy atractivo da idea del potencial del aparato.

EL consumo nos ha sorprendido gratamente, con una media de entre 5 y 5,5 litros a los cien, en recorrido mixto y ritmo movidito.

El cambio CVT es sensacional, no es necesario en ningún caso un cambio semiautomático ya que la respuesta al acelerador siempre es pronta y potente. En el caso de la GT, penalizada por la mayor superficie de contacto con el viento y los 13 kilos de más, parece más lenta de reacciones pero siempre a nivel altísimo.

Los 16 litros de carburante nos permiten tener una autonomía cercana a los 350 kilómetros.

Lon frenos son sensacionales tanto por tacto como por poténcia, apoyados por un efectivo sistema antibloqueo ABS.

Comportamiento

Aquí es dónde hay un blanco y un negro, la Sport y la GT, las diferencias empiezan cuando nos subimos a una u otra, la posición de pilotaje es completamente diferente, a pesar de que el asiento está situado a similar altura, la Sport está más pensada para personas de menos de 1,80 metros de altura, ya que si superamos esta cota, las rodillas nos rozarán irremediablemente con el manillar.

Una vez en marcha en terrenos urbano la Sport es mucho más fácil de llevar, callejea mucho mejor y tiene un radio de giro menor, además en parado y aunque no es liviana (pesa 249 kilos), al ser más baja y tener menos plásticos es más fácil de trastear.

Cuando entramos en autopista la GT toma la delantera, con una mejor protección frente al aire y una posición de conducción más cómoda para hacer kilómetros. Las dos tienen una visera elevable, manualmente en la Sport y eléctricamente en la GT, pero la de esta última es mayor.

En carretera contra más virada sea más se nota el buen hacer del conjunto de ambas motos, pero siempre con una leve superioridad de la Sport, mucho más ágil y explosiva.

Ambas son auténticas devoracurvas, tanto en solitario como en pareja, aunque aquí el pasajero valorará las dimensiones del Asiento de la GT y sus estupendos reposapiés.

En conjunto están a la altura de una Moto de media cilindrada, con un uso urbano más confortable y unas prestaciones fuera de la urbe realmente sensacionales, incluyendo un paso por curva demoledor.

Equipamiento

Como buenas BMW, el equipamiento de serie es alto y el opcional también, con detalles interesantes como los puños y asiento calefactables opcionales.

El cuadro de relojes ofrece una excelente lectura y tiene el aditamento de un ordenador de a bordo muy completo y fácil de interactuar.

Las llantas son de 15 pulgadas en ambos trenes, con neumáticos de 120/70 R15 delante y 160/60 R15 detrás.

Un detalle destacable es que cuando ponemos la pata de cabra se frena la moto para que no se mueva.

La capacidad de carga es elevada en ambas, un poco superior en la GT, pero la Sport tiene un ingenioso sistema llamado Flex Case, que en parado amplía la capacidad del cofre para albergar un segundo casco como su hermana grande.

Competencia

Aquí la competencia es íntegramente Japonesa, ya que son la Honda Integra, la Suzuki Burgman 650 y la Yamaha Tmax, las primeras compiten con la GT y la segunda con la Sport, personalmente pienso que las supera en todos los apartado, excepto en diseño que eso lo decidirá cada uno. En tema precio la Honda y la Suzuki son las más baratas pero también la menos elaboradas y potentes.

Calidad/Precio

En BMW saben que las nuevas C650 son una apuesta muy importante y por eso los precios están en línea de su mayor competencia la Yamaha TMax, rondando los 11.000 euros (concretamente 10.900 € la BMW C600Sport y 11.250 € la BMW C650GT)

Conclusión

Particularmente me quedaría con la Sport, es mucho más divertida y ágil, pero si tenemos la intención de hacer ruta, puede que la GT sea la más interesante. Ambas han sentado cátedra de por dónde irán los tiros del segmento en el fututo, poniendo el listón muy alto al resto de fabricantes.

Â

Nos sigues?