Por qué los aceites se identifican con letras y números y qué significan

El Aceite es sin duda el fluido más importante de un vehículo a motor. Que esté en buen estado y usar el adecuado para cada menester, alargará o acortarán la vida de nuestro coche, moto, camión…

El aceite de motor es un fluido que tiene varias funciones: engrasar, refrigerar, reducir fricciones, etc. y está presente en el bloque motor, suspensiones, diferenciales, dirección… Hay varios sitios web donde puedes comprarlo, por ejemplo en https://www.aceite-de-motor.es/ .

No hay un aceite que sirva para todo, pero no os preocupéis, los fabricantes ya nos indican el tipo de aceite que debemos usar para cada uso, esos aceites se identifican por unas siglas que se corresponden con unas normas, en España y Europa Continental la más extendida es la SAE.

El SAE de un aceite es un código numérico estandarizado, concretamente por la “Society of Automotive Engineers” para un rango de viscosidades a una temperatura determinada.

Los valores de SAE más comunes son 2.5, 5, 7.5, 10, 15, seguidos de la letra W, que no tiene el significado del término anglosajón “weight” sino “winter” o sea invierno. Cada grado de SAE, clasifica un rango de viscosidad cinemática a una temperatura determinada. En este caso, para los grados con sufijo W, la temperatura es de 100º Fahrenheit (38ºC aprox).

La viscosidad cinemática es la resistencia que opone el aceite al pasar a través de un orificio, por lo que depende de la temperatura. A medida que aumenta la temperatura el aceite se vuelve más fluido y, por el contrario, al bajar la temperatura el aceite es más viscoso (no más denso, ¡ojo!).

También existen los Aceites multigrado, que tienen propiedades que mantienen sus propiedades lubricantes a altas temperaturas, pero sigue siendo fluido a bajas temperaturas. Por ejemplo un aceite 10W40 protegerá a tu motor en días con temperaturas de hasta 45º C pero también mantendrá su viscosdad a -25º C. Cuanto menor es la primera cifra, más fluido es el aceite en frío.

Por otro lado, los aceites tienen aditivos para estabilizar su comportamiento con el uso y la temperatura.  El aceite se degrada y pierde estas propiedades. No es para siempre y su duración depende de las horas de uso y de las exigencias a las que se ve expuesto.

Así que se ha de reemplazar el aceite de forma periódica, siempre siguiendo las indicaciones del fabricante. Pasa igual con los neumáticos de coche , frenos

Nos sigues?