Según un estudio, las luces diurnas reducirán hasta un 5% los accidentes de autobús en carretera.

La conducción con sistemas de iluminación diurnos reducirá hasta en un 5% los accidentes de autobuses y autocares que anualmente se producen en las carreteras españolas, según datos difundidos por Hella, proveedor global de productos para la industria del automóvil, con motivo de la Feria Internacional del Autobús y del Autocar (FIAA)

Según un estudio, las luces diurnas reducirán hasta un 5% los accidentes de autobús en carretera

La conducción con sistemas de iluminación diurnos reducirá hasta en un 5% los accidentes de autobuses y autocares que anualmente se producen en las carreteras españolas, según datos difundidos por Hella, proveedor global de productos para la industria del automóvil, con motivo de la Feria Internacional del Autobús y del Autocar (FIAA), que comienza mañana en Madrid.
Según Hella, la reciente decisión de la Comisión Europea de incorporar luces diurnas a partir del 7 de agosto de 2012 a autobuses y autocares disminuirá entre un 3,5 y un 5% el número de fallecidos en accidentes de tráfico en vías interurbanas. Según datos de la DGT, en los últimos cinco años un total de 89 personas perdieron la vida en más de doscientos siniestros registrados en este tipo de vehículos.

Asimismo, 318 personas resultaron heridas de carácter grave durante el pasado quinquenio en accidentes de autobús. Según datos de Hella, esta cifra se hubiera podido reducir en 63 personas mediante la incorporación de un sistema de iluminación diurna capaz de mejorar la visibilidad y percepción del conductor en carretera.

En relación a los siniestros que se producen en vías urbanas entre autobuses públicos y de transporte escolar, el empleo de este tipo de luz diurna permitiría reducir hasta en un 8% los accidentes registrados en recorridos por núcleos urbanos o en poblado, con la consiguiente disminución de fallecidos y heridos.

En este sentido, este tipo de iluminación que permite “ver y ser visto” cobra especial relevancia a la hora de evitar atropellos a peatones y a ciclistas ya que su utilización reduce en un 12% este tipo de accidentes. Durante el pasado año, un total de 235 personas fueron atropelladas, según datos de la DGT.

Falta de percepción y visibilidad

Una de las causas principales que explica los accidentes de este tipo de vehículos tiene que ver con la falta de una percepción adecuada de la vía o de los automóviles que circulan de frente ya que implica un tiempo de reacción excesivo para maniobrar y evitar el siniestro.

En este sentido, el uso de estas luces en horario diurno aumentaría la visibilidad, incrementando la distancia y el ángulo de detección para los vehículos que se aproximen a un autobús en ruta.

Además, este tipo de iluminación favorecería la estimación de velocidades y distancias, propiciando que los autobuses dotados con luces diurnas parezcan más cercanos y obligando así a los conductores de automóviles y motocicletas a extremar la precaución.

Una tecnología específica de iluminación diurna

Por último, la puesta en marcha de esta normativa permitirá dotar a autobuses y autocares de una tecnología específica de iluminación más eficiente y avanzada, denominada LED -Light-Emitting Diode-, basada en diodos emisores de luz que favorecen un consumo muy reducido de energía (7 vatios) y combustible.

Este tipo de faros, que se caracterizan por su gran luminosidad y cuentan con una larga vida útil de más de 10.000 horas, se conectarán automáticamente al encender el motor del autobús, facilitando su uso generalizado y seguridad a todos los conductores.

Asimismo, la luz blanca y clara de esta tecnología LED aumentará también la visibilidad del autobús durante la noche ya que este tipo de faros podrán utilizarse como luz de posición, gracias a un relé integrado que efectúa automáticamente la conmutación al encenderse el motor.

Nos sigues?