Rizoma presenta sus accesorios para la BMW C 600 Sport y Yamaha T-Max 530

Deportivos, rápidos, atractivos, de líneas afiladas, desafiantes y exclusivos. Los scooter deportivos más potentes del mercado se convierten en los niños mimados de la casa gracias a los accesorios específicos de Rizoma para estos dos modelos con los que "hacer girar cabezas" está a la orden del día. Estas máquinas de comportamiento y estética tan similar a las motos súper deportivas de BMW y Yamaha se sientan a la mesa junto al plato estrella del norte de Italia.

Desde su irrupción en el mercado, el C600 Sport y el T-Max 530 se han convertido en objeto de deseo de muchos enamorados de las dos ruedas, y de otros ajenos al mundo de la moto, que han visto en estos scooter la solución a sus necesidades urbanas y deportivas. Gracias a la multitud de detalles, grandes acabados y funcionamiento espectacular, ambas marcas han dejado huella en propios y extraños, y es difícil no sentirse atraído por sus líneas y comportamiento. Sin embargo, los complementos Rizoma ensalzan aun más su carácter y belleza combinando a la perfección diseño y funcionalidad.

Para el BMW C 600 Sport, Rizoma ha desarrollado un kit de accesorios con acabados en color aluminio y azul, que hará las delicias de los enamorados de la marca. Así, todo aquel que quiera vestir esta máquina de 60 CV con todo lujo de detalles tiene a su disposición, entre otros, los siguientes artículos:

Tapas depósitos fluido freno: Diseñadas para crear un efecto estético y elegante, estas tapas para los depósitos de líquido de frenos delantero y trasero dan un toque distintivo al manillar y se pueden adquirir en color negro o azul.
Manetas de freno RRC: La fabricación de estas piezas se realiza a partir de aleaciones de aluminio y acabados anodizados para una máxima durabilidad. No en vano, su diseño y desarrollo proviene de la experiencia de Rizoma en el mundo de la alta competición, lo que permite un resultado que sobrepasa los estándares de la alta calidad. Las manetas, disponibles en color aluminio, negro o dorado, cuentan con múltiples posibilidades de regulación y además permiten modular la presión sobre el freno.
Protector eje rueda delantero y trasero: Fabricados en aluminio de alta resistencia y con detalles en color azul, estas piezas de diseño sencillo absorben la mayor parte del impacto o roce que pueda sufrir el scooter y evita desgraciadas roturas en caso de caída.
Otros productos específicos con los que marcar la diferencia son los contrapesos en color azul, el porta matrícula, las estriberas del pasajero o la tapa para el orificio del bastidor.

El Yamaha T-Max 530 también se puede personalizar con un completísimo kit de accesorios Rizoma con artículos como:

Los nuevos adaptadores para retrovisores, con los que es posible instalar los espejos de la firma italiana directamente en el carenado, tal y como sucede con los originales. Si se quiere dotar de un aspecto aún más agresivo al frontal del T-Max, Rizoma también ha desarrollado adaptadores específicos para colocar los retrovisores en el manillar y unas tapas para cubrir los orificios de espejo. De este modo, las posibilidades de personalizar el scooter de 530 cc. se multiplican.
El kit de torretas para sustituir las originales, que confieren un aspecto totalmente diferente al scooter de la fábrica de los diapasones. Este accesorio es perfecto para combinar con los manillares de Rizoma (disponibles hasta en seis colores diferentes).
Otra serie de artículos que dan un toque de estilo inconfundible al scooter nipón son: la cubierta para su transmisión por polea dentada, el soporte para matrícula, el conjunto de estriberas para pasajero y reposapiés, delantero y trasero, la tapa del cárter con dos looks diferentes: con el logo de Rizoma o con el "530" e incluso una terminación del escape (boca del silenciador) que completa el conjunto de accesorios del T-Max 530.

Nos sigues?