Prueba a fondo Moto Guzzi V7 Racer.

Hay motos que son simples vehículos de transporte, la mayoría, tendrán más potencia o no, pero tienen una función por la que las diseñaron, acercarnos a los sitios dónde queremos o debemos ir, en cambio hay otras motos que son esculturas en movimiento, motos que ultrapasan la funcionalidad para ser piezas de museo, objetos que observamos y admiramos, allí dónde nos las encontremos. Hoy nos visita una moto que destaca por su belleza, detalles y personalidad, la Moto Guzzi V7 Racer.

Esta Moto Guzzi V7 Racer es una edición limitada de la V7 “normal”,  a la que tendrán acceso solo 1000 privilegiados.

En este tipo de motos la estética es prioritaria y la gente de Mandello del Lario ha sabido dotarla de un look único y atractivo, empezando por su depósito cromado, con una cinta de cuero que simula la que equipaban las motos de época. Pero también llama la atención el chasis, basculante y bujes de las llantas pintados en rojo.

El asiento también tiene sus detalles, primeramente gracias a la piel marrón, pero también a que lleva la parte trasera cubierta por una tapa que recuerda a las placas porta-números de las motos de carreras del siglo pasado. Este detalle de diseño también convierte a la V7 Racer en una monoposto, para disfrutar de la conducción en solitario. El faro también incluye un pequeño carenado.

Allí dónde miremos encontraremos detalles cromados, detalles de moto creada con amor.

El chasis disfruta de un diseño proveniente de la competición, con una horquilla delantera Marzocchi de 40 mm con 130 mm de recorrido. Detrás un par de amortiguadores Bitubo ajustables se encargan de mantener la rueda en contacto con el asfalto..

Los frenos también son de lo mejor, concretamente unos Brembo, con pinza de cuatro pistones y  disco flotante de 320 mm delante y otra Brembo con disco de 260 mm detrás. Las ruedas de radios y unas llantas de color negro mate acaban de redondear una moto muy especial.

En cuanto a la mecánica, nos encontramos el tradicional Bicilíndrico en V a 90º transversal a la marcha, de la marca italiana, con una cilindrada de 744 cm³ y una aprovechable poténcia de 48,8 cv.

Disponemos de un cambio de 5 velocidades y transmisión por cardán.

Nos es una moto para exprimirla a tope, aunque no va mal a alta velocidad, es una delicia para recorrer una carretera sinuosa, la parte ciclo está muy bien puesta a punto y es sumamente divertida enlazando curvas, dispone de un gran empuje y al contar con 5 marchas, hay que jugar menos con el pie que si tuviera más.

En ciudad a pesar de las vibraciones típicas de los bicilíndricos en V, que por cierto desaparecen en movimiento, es una moto fácil de llevar, que a pesar de sus 182 Kg, parece ligera, y es bastante ágil.
En Autopista está limitada por la pequeña cúpula, a partir de 140 Km/h el viento ya es nuestro enemigo, pero esta esa velocidad, permite viajar placenteramente con el motor a bajas revoluciones.

Valoración Final
Un servidor que admira y valora este tipo de motos modernas pero con estilo retro, puede decir que es una de las más bonitas y logradas de cuántas he visto, su precio de 10.955 euros y que sólo se produzcan Mil unidades la hace una moto muy atractiva. Es una moto que sorprende por facilidad de uso y comportamiento y que enamora por diseño y detalles.

Nos sigues?
Pin Share