Probamos la Zontes T2-310

Zontes T2-310
Zontes T2-310

Zontes es una marca china atípica, ya que en lugar de buscar un precio mínimo a toda costa, tiene unos productos de calidad a precios muy competitivos y funcionamiento sorprendente, hoy pasa por nuestras manos la segunda edición de su Trail Asfáltica de 310 centímetros cúbicos.

Es nuestro primer contacto con las motos de esta maca aunque ya teníamos referencias de la marca en los dos años que viene dando guerra por nuestras carreteras. La primera impresión es muy buena con materiales y ajustes de primera calidad, pero la cosa mejora cuando te explican sus detalles, en nuestro caso en Motos Clot, nos hicieron un curso intensivo de una moto que de verdad, viene equipada hasta los dientes, sólo echamos de menos el termómetro de temperatura ambiente, imaginad.

Disponemos de un cuadro digital configurable con varios diseños y mucha información, y que solo mejoraría con un tratamiento antireflejos, aunque hay en el mercado láminas pensadas para tablet que solucionan el problema.

Zontes es una marca china con productos pensados para el mercado occidental, con un catálogo que va desde Scooters de 125 hasta grandes motos de 1.000 centímetros cúbicos.

La Zontes T2-310 estrena nuevas llantas de radios con una disposición curiosa que personalmente nunca había visto, un diseño futurista, inspirado en otras motos de marcas reconocidas, un tamaño que parece más grande de lo que es, y muchos detalles como pantalla regulable eléctricamente, barras de protección del motor, arranque sin llave, cubre cárter o parrilla portabultos.

El envoltorio es muy llamativo y de calidad, y la parte ciclo también, con un chasis de acero de aspecto muy sólido. El basculante ha sido fabricado en fundición de aluminio de una sola pieza.

La amortiguación está encomendada a una horquilla invertida y a un monoamortiguador trasero anclado directamente al basculante. La rueda delantera es de 19 pulgadas y la trasera de 17”. El sistema de frenos está compuesto por dos discos con ABS de excelente tacto.

El motor es un monocilíndrico con carrera corta, cuatro válvulas en culata con dos árboles de levas y refrigerado por agua. El cambio es de seis marchas de funcionamiento preciso y suave. El escalado de las marchas es más corto. Lleva dos mapas de inyección (Eco y Sport) que sinceramente apenas se nota el cambio. El propulsor desarrolla 35,4 CV a 9.500 rpm, con un par de 30 Nm a 7.500 rpm.

El asiento está a 830 mm del suelo, pero al ser estrecho, se llega bien al suelo. Además es bastante maniobrable ya que tiene un centro de masas bajo y un peso contenido.

En parado el motor el motor tiene un funcionamiento suave y redondo, y cuando arrancamos tiene facilidad para subir de vueltas y no hay vibraciones incómodas ni ruidos mecánicos o desajustes.

El pedal del freno trasero está algo bajo para nuestro gusto, pero cuando le coges el punto, es muy útil.

El cambio, cómo ya hemos comentado tiene un tacto muy bueno y preciso.

En marcha es una moto fácil de llevar, algunas vibraciones a medio y alto régimen, pero nada molesto, corre mucho cogiendo velocidades por encima de los 160 Km/h sin problema y recupera con rapidez.

La frenada es buena, aunque no excepcional.

Nosotro los la llevamos de paseo por caminos forestales y sorprendió lo manejable y cómoda que fue, con neumáticos más endureros tiene que ser muy divertida.

En ciudad a pesar de la anchura extra de las maletas SHAD que montaba nuestra unidad de pruebas se muestra ágil y cómoda, no se calienta en exceso y se mueve bien en parado a la hora de estacionar.

Valoración Final.
Su precio de 4.595 Euros la sitúa en una excelente posición, pero sus grandes cualidades dinámicas y equipamiento la hacen irresistible, su único handicap es la marca, nada conocida, con el sanbenito de ser marca China y con un mercado de segunda mano complicado, eso si, si buscas una moto para años, bien acaba y muy polivalente, puede que sea tu moto.

Nos sigues?