Probamos la BMW R nineT Urban G/S

La gente de BMW ha querido recordar a las primeras GS que se aventuraban a ir al Paris Dakar con esta NineT con aires retro pero con tecnología actual.

Se trata de una moto que entra por la vista, personalmente me ha gustado mucho, ya que los alemanes de BMW han sabido mezclar la imagen de antaño con un funcionamiento y geometría actual, consiguiendo una moto muy redonda que sorprende lo bien que va por todo tipo de vía, tanto asfaltada cómo fuera de lo negro, eso si nuestra compañera equipaba neumáticos mixtos, que nos han gustado por su buen equilibrio general.

Equipada con el famoso motor boxer de la marca y con un ruido muy conseguido es una moto que seguramente no gustará a los fans de las maxi trail BMW, pero a gente que busque una moto polivalente con buen motor, puede que sea más adecuada que las grandes motos con apellido GS con las que estamos acostumbrados. Su posición de conducción es más baja, nuestros pies tocan el suelo con firmeza y sobretodo gracias a un centro de gravedad más bajo, es una moto más ágil y divertida en zonas off-road complicadas, pero también más cómoda a la hora de callejear y enormemente más fácil de estacionar y mover en parado.

No es una moto deportiva, la verdad, corre bastante porqué tiene un buen montón de caballos, pero si la subimos de vueltas, vibra bastante y pierde algo de confort, pero lo que si que nos permite rodar muy rápido por carretera, autopista o pistas de tierra, con confort para dos y una posición al manillar que no cansa.

Su motor bicilindrico de 1.170 cc desarrolla unos buenos 110 caballos a 7.750 revoluciones y un par motor más que generoso de 116 Nm a 6.000 rpm, la Urban G/S se mueve mejor que bien.

El consumo es realmente bajo, en nuestro caso se situó entorno a los 5 litros en recorrido mixto, aunque sin exprimirla en autopista, ya que por climatología adversa decidimos no arriesgarnos, ya que soplaba mucho viento esos días.

El motor sigue siendo exactamente el mismo bóxer refrigerado por aire de 1.150 centímetros cúbicos que utiliza toda la familia nineT y conocido desde hace décadas solo que ligeramente modificado para pasar las nuevas normativas de emisiones. Fiable, contundente y sobre todo muy agradable de utilizar.

Su manera de funcionar nos aporta mucho par desde pocas revoluciones, lo que se agradece en trialeras, por dónde nos metimos con esta GS retro y el resultado fue simplemente espectacular, disfrutamos cómo enanos! En estos tramos podemos disfrutar de la elasticidad y la dulzura de la mecánica alemana, eso si hay que tener en cuenta que pesa 220 Kg..

En carretera, pide más pero no es ágil en tramos de curvas cerradas, ya que los cambios rápidos de dirección entre curvas lentas no son su punto fuerte, pero cumple de forma elegante.

La horquilla delantera convencional con barras de 43 mm y el monoamortiguador trasero anclado al Paralever se encargan de trabajar con un buen compromiso entre confort de uso y rendimiento óptimo.

Muchos pensarán que les falta algo más de recorrido a las suspensiones (125 y 140 mm delante y detrás respectivamente) pero la verdad es que pensamos que las ventajas superan a los problemas y también estamos seguros que no se trata de una moto para hacer saltos ni enfrentarse a un Dakar.. aunque tampoco desmerecería.

Los frenos son cómo siempre en la marca germana, potentes y sobrados, con doble disco delantero de 320 mm. con pinzas axiales de cuatro pistones y disco trasero de 265 muy dosificable.

De serie, la G/S Urban viene con llantas de fundición (19 y 17 pulgadas respectivamente) y neumáticos trail, pero sin coste adicional se pueden pedir las preciosas llantas de radios y los neumáticos de tacos que montaba nuestra unidad de pruebas.

Valoración Final

Pagar 13.870 euros por esta gran moto nos parece una cifra adecuada, en línea con la competencia, aunque con pocos nos hemos divertido tanto y nos ha sabido tan mal devolverlas! Una moto fantástica.

Nos sigues?