Probamos la BMW F 800 GS Trophy Edition

BMW F800GS
BMW F800GS

He de reconocer que las GS de BMW tienen algo especial para mi, seguramente por su capacidad de adaptarse a todos los terrenos o su finura de funcionamiento, pero cada vez que pasa una de la familia por mis manos me convence más.

La BMW F 800 GS es una para todo y para todos los días. Hoy probamos la versión Trophy Edition, con un gran atractivo.

Con el mismo motor que sus hermanas de carretera (con algunas modificaciones), bastidor multitubular, con horquilla y basculante convencionales, suspensión trasera sin bieletas, y transmisión por cadena, es una moto sencilla de llevar caracterizada por un sonido del escape grave y nada escandaloso y que sube muy bien de vueltas. Su funcionamiento en casi eléctrico con una gran dosis de poténcia en todo el rango de revoluciones, muy dosificable y que a ritmos tranquilo apenas vibra (Si la revolucionamos, cómo todo bicilindrico si que lo hace) El cambio es suave y de buen accionamiento, el escalado de las marchas también está bien pensado.

Respecto al consumo, cómo siempre este motor nos ha regalado una cifra muy baja, 4,5 litros a los 100 kilómetros, lo que se traduce en casi 400 kilómnetros de autonomía gracias a los 16,6 litros caben en ese depósito de combustible.

Esta BMW puede equipar casi todos los extras imaginables, aunque nosotros solo equiparíamos la maleta trasera y máximo una lateral, los puños y asiento calefactable y las luces largas automáticas.

La instrumentación es simple pero completa, con su buen ordenador de a bordo, nivel de gasolina relojes y testigos varios, la legibilidad no plantea el menor problema.

La versión Trophy Edition, tiene una dotación superior a sus hermanas con los cubremanetas, cubre cárter de aluminio , el asiento en dos tonos, la decoración y colores.

La pantalla nos protege adecuadamente tanto al piloto como parcialmente al pasajero, la visión también es buena y no molesta nada en conducción Off Road.

La posición de conducción es muy cómoda, tanto dentro como fuera del asfalto, incluso nos permite ir de pie con bastante comodidad. La única pega llega al subirse y bajar de la moto, ya que si no rozamos los 1,8 metros, es algo complicado, sobretodo montando las maletas laterales.

El pasajero disfruta de un buen confort, aunque las asas laterales le quedan un poco atrás.

A pesar de sus más de 200 kilos en seco, nuestra compañera se nota bien ligera en movimiento, tanto en campo como en asfalto, con una sobérbia estabilidad y seguridad.

En carretera los frenos responden sin tacha, especialmente, el trasero, aunque si debemos hacer una frenada brusca, la GS se descompensa, al hundirse mucho la horquilla delantera, así que en campo mucho ojo!

El comportamiento en carreteras viradas es muy bueno, permitiendo disfrutar de la moto, en Autopista, corre mucho, gasta poco, vamos bien protegidos del viento y muy cómodos, ¿quien puede pedir más?

En ciudad es una moto ágil aunque en parado cuesta moverla ya que el peso está bastante arriba y si no somos altos, no nos da seguridad, aunque no hay ninguna Trail que conozcamos, que lo haga.

Valoración Final

La BMW F 800 GS Trophy Edition, está pensada para quienes buscan algo más de lo que ofrece una trail monocilíndrica pero ni necesitan ni desean una Bicilindrica de gran cilindrada, mucho más pesada y potente. Esta moto es dócil, económica y ágil, pero tampoco defraudará por prestaciones y comportamiento, su precio ronda los 11.500 euros sin descuentos, un precio premium para una gran moto.

Nos sigues?