Logo
Print this page
Probamos la BMW C 400 GT

Probamos la BMW C 400 GT

 

Los Scooters de BMW han llegado para quedarse, su gama ha ido creciendo primero con la C650, luego con la eléctrica y ahora llega la que de momento es su modelo de acceso, la serie 400 que hoy probamos.

BMW ha presentado un scooter urbano que no teme a las vías rápidas, con espíritu "maxi" y una versión GT que cumple con todas las necesidades de movilidad urbana... y más allá.

Este BMW C 400 GT comparte casi todo con su hermano el C 400 X. Mismo propulsor y parte ciclo, un monocilíndrico de 350 cc con cilindro horizontal capaz de ofrecer una potencia máxima de 34 CV a 7.500 rpm y un consumo que durante nuestro test se ha movido entre los 3 y los 3,5 l./100 km lo que nos regala una autonomía entorno a los 300 km.

Dispone de chasis tubular de acero completo con horquilla telescópica convencional de 35 mm y un juego de doble amortiguador trasero más frenos con latiguillos metálicos y pinzas frontal de anclaje radial. Disponemos de rueda delantera de 15 pulgadas y trasera de 14.

El equipamiento es muy competo con control de tracción ASC, conexión 12v, sistema "flexcase" para guardar un casco integral en parado (más un jet en la zona delantera en todo momento), hueco con luz de cortesía, arranque por botón, iluminación LED y pata de cabra y caballete central.

El paquete de opciones y accesorios que ofrecen los alemanes es inmenso, destacando la pantalla TFT de 6,5" en color (que montaba la unidad de pruebas y que ofrece unas posibilidades nunca vistas en un scooter), ordenador de abordo Pro para sacar el mejor partido a las funciones de conectividad que permite la BMW Motorrad Connected App por medio del teléfono móvil (llamadas, música...) o mediante la propia app con función de navegador o información del vehículo y de viaje. También podemos montar una pantalla más elevada, parrilla portabultos, baúles de distintos tamaños, soporte para smartphone, asiento bajo, toma doble USB, alarma antirrobo, asiento y puños calefactables...

Dispone de dos amplias guanteras y, en la zona bajo el centro del manillar, de un pulsador para la apertura del asiento.

El cofre bajo el asiento es muy largo pero no estaca por su capacidad, disponemos de espacio para un casco jet y cuando está parada la moto, desplegamos el sistema "flexcase", y nos entra un casco integral.

En movimiento la diferencia respecto a su hermana la C 400 X es apreciable sobretodo gracias a la pantalla es más elevada y que la protección de su escudo es superior. El asiento dispone de un eficaz respaldo, lo que junto con la mayor superficie de la plataforma y su manillar ligeramente retrasado, hacen que el espacio útil la conviertan en una alternativa más confortable.

En parado es muy fácil maniobrar hacia delante o detrás, sobre todo por los amplios rebajes de su plataforma que permiten que se llegue muy fácilmente al suelo. A ello se suma un asiento de solo 775 mm de altura.

Su funcionamiento es muy suave, con una inmediata respuesta del gas en el momento de abrir-cerrar, pero sin brusquedad ninguna. Las aceleraciones son muy buenas y sobretodo entre 5.000 y 6.000 rpm, punto este último donde alcanza su dato de par máximo, te obsequia con un plus de empuje sin que aparezcan las habituales vibraciones de este tipo de motores.

Es una moto que se mueve perfectamente a cruceros por encima de los 120 km/h legales gracias a la buena protección de la pantalla y a la potencia de su motor.

En ciudad se muestra muy ágil y fácil de llevar. El radio de giro del manillar es correcto, al igual que la visión de los retrovisores. Otro detalle a destacar son sus frenos, potentes y con un tacto y progresividad muy conseguidos. Su ABS de funcionamiento imperceptible, está firmado por Continental.

En carretera es muy divertida de llevar ya que es muy estable y los neumáticos Pirelli Diablo Scooter que monta de serie te ofrecen una enorme confianza.

El pasajero dispone de un buen espacio, con buenas agarraderas y sólo sería deseable un respaldo o maleta para que no tenga que ir en tensión.

Valoración Final

El BMW C 400 GT es un gran scooter, muy cómodo y con un radio de acción muy amplio, su precio es en la línea de lo esperado del fabricante Bávaro, 7.950 €, algo elevado, pero la calidad del producto está por encima de todos los modelos de su competencia y su capacidad de personalización es simplemente inalcanzable para el resto de marcas. Además de todo esto su funcionamiento es fino y ofrece muy buenas prestaciones, sin duda es la nueva referencia del segmento.

10 Pins Internet Factory