Nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW Competition M8 Cabrio

La división BMW M GmbH hace su primera incursión en el mundo del lujo automovilístico con un nuevo dueto de modelos deportivos de alta gama y extraordinarias prestaciones.

Un concepto único de vehículo se combina con innovaciones en las áreas de mecánica y chasis, para asegurar una superior dinámica de conducción. Los nuevos modelos extraen la energía del más potente motor desarrollado hasta ahora para un coche de BMW M GmbH. El V8 con tecnología M TwinPower Turbo desarrolla 460 kW / 625 CV en los nuevos BMW M8 Coupé Competition y BMW M8 Cabrio Competition. Dos turbocompresores, colector de escape con flujo cruzado, inyección directa con mayor presión, así como sistemas de refrigeración y lubricación diseñados para conducir al límite en circuito, son ejemplos de la tecnología empleada en ambas variantes del motor.

El motor de altas prestaciones está unido a un cambio M Steptronic de ocho velocidades con Drivelogic, con todo lo necesario para aprovechar al máximo la potencia del propulsor, que se transmite al asfalto a través de un sistema M xDrive de tracción a las cuatro ruedas. El M xDrive da preponderancia a las ruedas traseras, lo que proporciona un comportamiento seguro con tracción optimizada, especialmente emocionante cuando el régimen se aproxima a la zona roja del cuentavueltas. El carácter enfocado a las altas prestaciones de este conjunto de motor y transmisión permite a los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio pasar de 0 a 100 km/h en 3,2 / 3,3 s. Los 200 km/h se alcanzan en 10,6 s (11,1 en el BMW M8 Cabrio).

Las dos variantes tienen una velocidad máxima de 250 km/h limitada electrónicamente, que puede subir a 305 km/h con el paquete opcional M Driver.

Respuesta inmediata, sed de revoluciones y entrega de potencia constante: motor V8 con rasgos M performance

El motor V8 altas revoluciones del nuevo BMW M8 Competition Coupé y BMW Competition M8 Cabrio es más potente que nunca, animado por tecnología de vanguardia y por las prestaciones con la que los modelos M han labrado su fama. El propulsor de 4,4 litros con la más reciente tecnología M TwinPower Turbo muestra una convincente combinación de respuesta instantánea a cada movimiento del acelerador, un apetito frenético para subir de vueltas y una entrega constante de potencia en una banda de revoluciones extraordinariamente amplia. Una pareja de turbocompresores de rendimiento optimizado, situados en la “V” entre los cilindros, así como un refrigerador indirecto del aire de admisión, permiten al motor alcanzar sus sobresalientes prestaciones. La más reciente tecnología High Precision Injection de inyección directa funciona con una presión máxima de 350 bares, posibilitando una atomización ultra-fina del combustible, para realzar tanto la potencia del motor como su eficiencia energética.

Otro punto tecnológico destacable son los colectores de escape de flujo cruzado. Suavizan la transmisión de energía desde los flujos de gases de escape hasta las turbinas de los dos turbocompresores, asegurando una respuesta instantánea y el mejor ciclo posible de intercambio de gases. El motor entrega el par máximo de 750 Nm entre 1.800 y 5.800 rpm y sigue subiendo para rendir la potencia máxima de 460 kW / 625 CV a 6.000 rpm, hacia el régimen de corte de 7.200 rpm.

El V8 desarrollado para las versiones Competition se combina con un soporte del motor especial, para una conexión más rígida con la estructura del vehículo. Esto produce una respuesta del motor aún más directa, con una transmisión inmediata de la fuerza a la transmisión. El soporte más rígido también tiene un efecto positivo en la entrada en las curvas y la filtración de ruido del motor al habitáculo.

Refrigeración y lubricación concebidas para unas prestaciones y dinamismo extremos

El refinado sistema de refrigeración en los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW Competition M8 Cabrio ha sido adaptado con precisión a las elevadas prestaciones del motor, así como sus detalles tecnológicos y de construcción. A los lados del módulo central de refrigeración, por ejemplo, hay dos circuitos de agua para alta temperatura. Los intercambiadores indirectos están integrados en el circuito de baja temperatura, mientras que los circuitos de alta temperatura corresponden al bloque motor y a los turbocompresores. Una bomba eléctrica adicional de agua se encarga de que la refrigeración de los turbos prosiga durante un cierto tiempo al apagar el motor. El sistema también dispone de un radiador suplementario para el aceite del motor y otro radiador separado para la caja de cambios. Todo se encamina a asegurar una óptima temperatura de funcionamiento en todo momento para los componentes del grupo propulsor, tanto en uso cotidiano en desplazamientos cortos y recorridos urbanos, como cuando estos modelos “estiran sus piernas” en un circuito.

El reto de la conducción en circuito ha sido bien tenido en cuenta en la concepción del sistema de lubricación. El cárter de aceite tiene una cámara frontal más pequeña, que entra en función cuando se necesita más capacidad de lubricante. Una fase de succión adicional permite a la bomba de aceite, controlada electrónicamente, extraer lubricante de la cámara pequeña. Este enfoque asegura un suministro fiable de aceite en cualquier momento, incluso bajo extrema aceleración lateral y longitudinal.

Sistema de escape específico, con una emocionante banda sonora, compuertas controladas eléctricamente y filtro de partículas de gasolina

El inmenso empuje del motor va acompañado por un sonido electrizante, resultado del sistema de escape específico para el modelo. Los tubos de doble conducto canalizan los gases a silenciadores amplios, continuando el flujo, en estilo típicamente M, hacia las dos parejas de salidas con un diámetro de 100 mm cada una. Casi todo el recorrido de tubos de escape es en línea recta y tienen una generosa sección, cada uno con un filtro de partículas de gasolina para reducir las emisiones.

El sistema de escape funciona empleando compuertas controladas eléctricamente. El extremadamente afinado sonido del motor suprime las frecuencias molestas, realza la entrega de potencia sostenida y la tendencia a funcionar a altos regímenes. Su carácter acústico cambia también según el perfil de funcionamiento elegido. Cualquiera que sea el modo seleccionado, el conductor puede regular manualmente el impacto auditivo del motor por medio del botón del sistema M Sound Control, situado en la consola central.

El sistema de escape M Sportgenera un sonido aún más expresivo, con una gama auditiva más amplia. Ofrece un preciso reflejo de la entrega de potencia del motor, especialmente cuando el conductor pisa a fondo el acelerador o lleva el motor a los regímenes más altos. Además, seleccionar el modo SPORT PLUS lleva al motor y su sonido aún más cerca del mundo de la competición.

Cambio de 8 velocidades M Steptronic con Drivelogic y tres modos de funcionamiento

La tarea de aprovechar la imponente fuerza disponible con el habitual estilo M recae sobre el cambio M Steptronic de ocho velocidades con Drivelogic. La última versión de este cambio ha sido conjuntada perfectamente con las características del V8 e incorpora un convertidor hidráulico de par extremadamente robusto. El cambio se distingue también por su óptimo escalonamiento de relaciones, gestión de transmisión altamente eficiente, tiempos de transición muy cortos y conexión directa al motor. El bloqueo de resbalamiento del convertidor se conecta en cuanto el coche ya está en movimiento.

El cambio de ocho velocidades M Steptronic se maneja con la palanca selectora de nuevo diseño en la consola central o con las levas del volante. Un suave toque en una de las levas permite al conductor pasar en un instante de modo automático a manual. El botón Drivelogic integrado en la palanca posibilita modificar las características de las transiciones de marchas en tres programas claramente diferenciados. Tanto en modo automático como manual, el conductor puede elegir entre un reglaje orientado al confort, o bien enfocado deportivamente u optimizado para circuito.

Tracción total M xDrive: un rendimiento cautivador por la orientación hacia las ruedas traseras y la tracción optimizada

El “dream team” que forman la nueva tracción total M xDrive, el potente motor y el cambio M Steptronic de ocho velocidades da a los nuevos BMW M8 Competition todo lo necesario para ofrecer unas prestaciones extraordinarias. Desvelado por primera vez en el nuevo BMW M5, el nuevo sistema M xDrive combina los beneficios para la adherencia de la fuerza transmitida a las cuatro ruedas, con las probadas cualidades dinámicas de la clásica tracción a las ruedas traseras.

La interacción controlada centralmente entre el sistema M xDrive y el Diferencial M Activo tiene también su papel para canalizar hacia las ruedas la impresionante potencia del motor con un efecto sublime. El par motor se distribuye entre las ruedas delanteras y traseras con gran suavidad, y en una proporción plenamente variable, por medio del embrague multidisco controlado electrónicamente; antes de que el Diferencial M Activo vuelva a distribuirlo apropiadamente entre las ruedas traseras. Esto asegura una tracción netamente mejorada, y una mayor agilidad y estabilidad direccional cuando se conduce el coche con estilo muy deportivo, o bien cuando se rueda sobre pavimentos con distinto nivel de agarre. Un gran nivel de precisión en la distribución de la fuerza hace que las embriagadoras prestaciones del coche sean una experiencia aún más intensa. El coche responde de forma directa y efectiva a cada movimiento del acelerador, y puede guiarse con gran precisión hasta sus límites dinámicos. El DSC (Dynamic Stability Control, control dinámico de estabilidad) sólo actúa en situaciones extremas, por lo que la potencia del motor se convierte en impulso de avance sin apenas pérdidas.

La versión del sistema M xDrive con preponderancia de fuerza en las ruedas traseras juega un rol clave para crear ese inconfundible estilo M. Sólo implica a las ruedas delanteras cuando las traseras llegan a su límite en la transmisión de fuerza al pavimento y se requiere más tracción. El conductor también puede configurar la distribución de fuerza entre las ruedas delanteras y traseras, según prefiera, a través del menú Setup. El reglaje de tracción total por defecto se orienta a permitir el potencial dinámico del coche, a la vez que provee un máximo de tracción y un comportamiento controlable. El modo 4WD Sport acentúa un grado más la intensidad de la experiencia de conducción con un notable incremento de la agilidad del coche. Para ello, el sistema reserva una gran proporción de la potencia del motor a las ruedas traseras, posibilitando el tipo de deslizamientos fácilmente controlables que permiten una acumulación progresiva de fuerzas laterales, en el estilo que caracteriza a los modelos M. Desactivar el sistema DSC trae consigo la posibilidad del modo 2WD. La transmisión de fuerza exclusivamente a las ruedas traseras y la ausencia de correcciones de estabilidad por parte de los sistemas de control, aporta una experiencia de conducción con especial pureza para el conductor experto en estas situaciones.

Un concepto de vehículo concebido desde el inicio para ofrecer las máximas prestaciones, por un lado, y la reconocida experiencia de BMW en competición de circuitos, forman la base de partida para una inconfundible combinación de dinamismo, agilidad y precisión en la experiencia de conducción de los nuevos BMW M8 Competition. Peso minimizado, un bajo centro de gravedad, distancia entre ejes ideal y vías excepcionalmente anchas aseguran que todo está en su lugar para una experiencia de conducción de gran brillantez deportiva. Esas características se alían con las mejoras a medida de cada versión -con el sello de M- que optimizan la rigidez de la estructura de carrocería y de los soportes de las suspensiones, así como el equilibrio aerodinámico del conjunto.

La tecnología de chasis ha sido concebida y refinada teniendo en mente los requerimientos propios de un circuito. Al mismo tiempo, el chasis cumple las expectativas de un cliente de coches de lujo cuando se trata de confort para largos desplazamientos. Uno de los aspectos específicos del chasis que destaca particularmente es un sistema de frenado integrado, una variante específica de M que ofrece al conductor dos tactos distintos del pedal. La precisa interacción entre el grupo propulsor, la tecnología de chasis y la aerodinámica ha sido afinada en ensayos intensivos en las pistas de pruebas del Grupo BMW en Miramas, en el sur de Francia; el centro de ensayos invernales en Arjeplog, Suecia; y el bucle Norte del circuito de Nürburgring, además de otros circuitos de competición. La experiencia cosechada en el desarrollo del modelo de carreras BMW M8 GTE también ha sido aportada al proceso de configuración.

Chasis específico M con soporte-motor de gran rigidez

Los nuevos BMW M8 Competition traen consigo un nuevo enfoque de la característica experiencia M, que se traduce en una imbatible estabilidad lineal incluso en situaciones extremadamente dinámicas, un incremento lineal de las cargas transversales en las aceleraciones laterales más altas y una actitud neutra de la dirección incluso al límite.

Tanto el eje delantero de triángulos superpuestos, como el eje posterior de cinco brazos por rueda, muestran unas propiedades cinemáticas y elasto-cinemáticas configuradas a medida, que ayudan a la precisa ubicación de las ruedas y a la estabilidad direccional. El eje delantero emplea cojinetes, brazos de reacción y de posicionamiento especialmente diseñados, que aseguran en conjunto una precisa orientación de las ruedas, a la vez que reducen el efecto de la tracción en la dirección. Además, el bajo centro de balanceo se combina con la gran anchura de vías para ejercer un efecto favorable en el control lateral y la estabilidad direccional. Unos cojinetes elastómeros de nuevo diseño se utilizan para canalizar las fuerzas del chasis a través de los brazos de posicionamiento y triángulos hasta el subchasis de suspensión y la estructura de la carrocería. El resultado es una realzada agilidad y precisión en situaciones de manejo dinámico, sin comprometer el confort en conducción cotidiana. Las propiedades de manejo reciben una ayuda adicional de la alta rigidez torsional de la parte delantera, lograda en parte con una barra que une las torretas de suspensión al mamparo delantero y con un panel de carga excepcionalmente rígido, de nuevo diseño, con conexión integral a los largueros laterales.

El eje trasero también incorpora componentes de diseño individualizado para cumplir con la excepcional dinámica de comportamiento requerida en coches deportivos de altas prestaciones. Los brazos forjados específicos de M son uno de los factores de la extrema agilidad del M8 Competition, mientras que las precisas respuestas de los elementos de suspensión y amortiguación se deben, en parte, a la rigidez aumentada de las barras estabilizadoras. Un refuerzo de acero en X y un travesaño de aluminio se han montado para una conexión más estable del eje trasero con la carrocería.

Dirección M Servotronic con desmultiplicación variable

La dirección M Servotronic es otro factor para ofrecer la experiencia de conducción por la que los modelos M son reconocidos. El sistema electro-mecánico de los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio combina una servoasistencia dependiente de la velocidad con una desmultiplicación variable de la dirección, posibilitando exactamente el correcto par de volante para cada situación. El resultado es una entrada en curva increíblemente precisa y una sensible comunicación de los movimientos del volante cuando se acelera en virajes, además de un suave accionamiento a velocidades bajas o en maniobras de aparcamiento.

La desmultiplicación variable depende del ángulo de dirección y contribuye a dar al coche su aplomo en línea recta, una respuesta inmediata a la entrada de la curva y la excelente precisión direccional en los virajes. Cuando las ruedas ya están notablemente giradas, los dientes de la cremallera de dirección están posicionados más próximos, de modo que se necesitan accionamientos de dirección más leves. Como resultado de ello, el conjunto es especialmente ágil en carreteras de curvas, y también puede evolucionar en maniobras de estacionamiento con menos esfuerzo en el volante.

La respuesta de la dirección puede también ser variada apretando un botón para seleccionar uno de los dos reglajes. El modo COMFORT combina una excelente precisión en curvas con un apropiado tacto de dirección, a la vez que transmite información a las manos del conductor. En el modo SPORT, la dirección es todavía más sensible y se necesita claramente más fuerza para girar el volante, dado que el sistema maximiza la precisión en situaciones dinámicas de conducción.

Suspensión adaptativa con amortiguación controlada electrónicamente

Los nuevos BMW M8 Competition también equipan de serie una suspensión adaptativa específica M que incluye amortiguadores controlados electrónicamente. Las fuerzas de amortiguación para cada rueda son ajustadas progresivamente en función de las cambiantes situaciones de conducción, por medio de válvulas electromagnéticas. Para ello, el control de amortiguación tiene en cuenta los datos facilitados por sensores sobre movimientos de la carrocería, condiciones de la superficie del pavimento y movimientos de la dirección, para así generar en sólo unos milisegundos las fuerzas de amortiguación ideales para cada situación. Esto hace posible disfrutar, a la vez, de un excelente confort cotidiano y de un contacto con la carretera extremadamente directo, con movimientos moderados de ruedas y carrocería.

El ajuste básico de amortiguación se puede variar con un botón en tres modos, cada uno de ellos con sus propios reglajes. El modo COMFORT suaviza las imperfecciones de la carretera, a la vez que provee buenos niveles de estabilidad. Al pasar al modo SPORT se activan reglajes de amortiguación significativamente más firmes, establecidos a partir de exhaustivos ensayos en el bucle Norte del circuito de Nürburgring. Si se activa el modo SPORT PLUS, afinado en varios circuitos de Gran Premio, se pone en funcionamiento un ajuste aún más firme, que se orienta al control de acusadas aceleraciones longitudinales y laterales en superficies lisas de asfalto, como las de un circuito de competición.

Versiones Competition con ajustes de chasis específicos

La configuración y ajuste individualizados de componentes seleccionados del chasis ayudan a los nuevos BMW M8 Coupé Competition y BMW M8 Cabrio Competition a liberar su potencial dinámico con una intensidad aún mayor. El ajuste del chasis ha sido cuidadosamente adaptado a la mayor potencia del motor, proporcionando una auténtica sensación de coche de carreras y una emocionante experiencia de conducción.

Las modificaciones a medida de los M8 Competition se traducen, especialmente, en una superior precisión de dirección, mejores respuestas de transición y dinámica en curvas. Estas empiezan por un soporte de motor extra-rígido, resultante de un endurecimiento de los resortes de 580 a 900 N/mm, los que beneficia a la precisión de los M8Competition en la entrada en curva. El aumento de caída negativa en el eje delantero, por su parte, acentúa su capacidad de absorber fuerzas laterales en curvas muy rápidas. Y el montaje de reglajes de convergencia con rótulas en vez de silentblocks, ha posibilitado un guiado más preciso de ruedas en el eje trasero.

Debut del sistema de frenos integrado con configuración específica M

El conjunto de frenos especificado de serie para los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition proporciona una capacidad de frenada superior. Además de ofrecer un peso más bajo y una masa no suspendida significativamente menor en comparación con sistemas convencionales de frenado, son extremadamente confortables de usar, ofrecen un tacto excelente y garantizan estabilidad de frenada incluso con altas cargas. Los discos ventilados y perforados delanteros miden 395 mm de diámetro y disponen de pinzas fijas con seis pistones. Los frenos traseros funcionan con pinzas flotantes mono-pistón y discos de 380 mm. Los frenos opcionales M carbono-cerámicos, con discos de 400 mm delante y 380 mm atrás, proveen una potencia de frenada aún mayor, resistencia al fading y estabilidad térmica, sin olvidar su extraordinaria resistencia al desgaste.

Ambas variantes de frenos se montan en los BMW M8 Competition Coupe y BMW M8 Competition Cabrio con una versión específica M del sistema integrado de frenada. Gracias a esta tecnología innovadora, las funciones de activación de frenos, servoasistencia y control de frenada se reúnen en un compacto módulo de control. El sistema integrado reduce el peso en unos dos kilogramos y utiliza asistencia de frenada sin vacío para acentuar la eficiencia general. La presión de accionamiento requerida la suministra un actuador eléctrico, lo que significa que puede ser generada más dinámicamente, asegurando intervenciones significativamente más rápidas y precisas del sistema de control de estabilidad.

El sistema integrado de frenos también hace una excelente labor al permitir que la deceleración del vehículo se desarrolle siguiendo con precisión los requerimientos del conductor, así como proporcionando un magnífico tacto de pedal en cualquier situación. La reacción del pedal no cambia con la superficie del pavimento, en grandes aceleraciones laterales o altas temperaturas de frenos, posibilitando una precisa dosificación de la frenada en todo momento. La versión del nuevo sistema de frenada desarrollada para los modelos BMW M permite al conductor disponer de dos ajustes de tacto de pedal. Los modos COMFORT y SPORT modifican la cantidad de presión que debe ejercerse en el pedal para decelerar el coche. El conductor, por tanto, puede elegir al frenar una respuesta más orientada al confort, u otra especialmente directa e instantánea.

Modo M Dynamic para una conducción excepcionalmente deportiva

El sistema de control de estabilidad DSC está coordinado con la tracción total M xDrive, así como con el Diferencial M Activo, para restringir a situaciones extremas las ocasiones en las que precisa intervenir con actuaciones de frenos y del motor para estabilizar el coche. Su gama de funciones incluye el antibloqueo de frenos ABS, el control de frenos en curva CBC, el control dinámico de frenos DBC, el freno automático de diferencial ADB-X, Brake Assist, y las funciones Dry Braking y Start-Off Assistant. El conductor tiene la opción de activar el modo M Dynamic como una alternativa al reglaje por defecto, y lo puede hacer apretando un botón en la consola central. Este modo permite un mayor grado de deslizamiento de ruedas y se combina con el reglaje del M xDrive orientado a las ruedas traseras para ofrecer una conducción excepcionalmente deportiva y con derrapes controlados en las curvas. El modo DSC Off también puede seleccionarse a toque de botón.

Llantas de aleación M y neumáticos de altas prestaciones

Los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio llevan de serie llantas de 20 pulgadas M forjadas con diseño de brazos en estrella, y neumáticos 275/35 R20 delante y 285/35 R20 atrás. Los neumáticos de altas prestaciones específicos para modelos M, permiten transferir al asfalto las fuerzas de los giros en curva con una extraordinaria intensidad.

En el diseño del nuevo BMW M8 Competition Coupé y del nuevo BMW M8 Competition convergen las formas potentes, un elegante diseño de las superficies y unas formas aerodinámicamente optimizadas. Un pequeño número de líneas precisamente trazadas y de soberbias superficies crean un aura de claridad y modernidad. Los rasgos de diseño específicamente M tienen un propósito funcional y añaden un extra a la sensación dinámica que inspira este modelo. Unos originales elementos de estilo exteriores e interiores resaltan el estatus exclusivo y la presencia reafirmada de las nuevas versiones de lujo y altas prestaciones

También el interior de estas versiones superiores de la gama de BMW M GmbH destaca por el equilibrio entre su estilo deportivo y su ambiente lujoso. El puesto de conducción ergonómicamente optimizado está orientado hacia una conducción concentrada y refleja el excepcional potencial dinámico de los nuevos BMW M8 Competition. Materiales de alta calidad, detalles elegantes y un meticuloso acabado anticipan la incomparable experiencia que aguarda al conductor.

Con una longitud de 4.867 mm, una anchura de 1.907 mm y una altura de 1.362 mm, junto a una batalla de 2.827 mm, los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio poseen las proporciones propias de un deportivo de lujo. Su dinámica apariencia está modelada por una carrocería baja, una silueta alargada, finas superficies acristaladas laterales y una línea de techo que fluye elegantemente hacia su poderosa parte trasera. La vía delantera de 1.627 mm y la trasera de 1.632 mm también contribuyen a la singular imagen atlética de este nuevo deportivo de altas prestaciones.

Los rasgos que definen el carácter del nuevo BMW M8 Competition Coupé incluyen el contorno de doble burbuja en su techo de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP), al estilo de los coches de competición. Los pasajeros del nuevo BMW M8 Competition Cabrio están protegidos de los elementos por una capota textil de alta calidad que se tensa sobre el habitáculo. Esta capota multicapa se abre o cierra en 15 segundos al pulsar un botón. El mecanismo eléctrico se puede activar en marcha, hasta una velocidad de 50 km/h. Cuando está cerrada, la forma de la capota confiera a este descapotable una clara silueta de cupé de tres volúmenes. Una vez abierta, queda oculta bajo una superficie plana que armoniza con la del salpicadero, las puertas y el acabado de los paneles laterales. Esto realza tanto las dinámicamente extendidas líneas de los flancos como la consonancia estilística entre el exterior y el interior.

Los rasgos característicos del diseño M indican el alto nivel de prestaciones

Con una larga tradición de personalización, los elementos de diseño propios de BMW M expresan la elevada potencia del motor y sus extraordinarias cualidades dinámicas. Estos elementos cumplen su función técnica de proporcionar la refrigeración necesaria, asegurar el equilibrio aerodinámico y, por tanto, son fundamentales para maximizar el potencial del sistema de propulsión, del chasis y de la carrocería. En combinación con la parrilla con los riñones de BMW, las tres grandes tomas en el faldón delantero surten de aire fresco al motor, a la transmisión y a los frenos. La parrilla está compuesta de láminas dobles negras, presentes en otros modelos M, y presenta el emblema “M8” en High-gloss Chrome. El marco de la parrilla y el anagrama del modelo en High-gloss Black distinguen al BMW M8 Competition Coupé y al BMW M8 Competition Cabrio.

Con sus sofisticados grupos ópticos, los esbeltos dobles faros en cada lado de la parrilla reproducen la imagen característica de los BMW presentes y pasados. Todas las versiones del nuevo BMW M8 Competition está dotadas de serie con faros Adaptive LED, que generan la iluminación diurna, el haz de cortas y el de largas desde ambas lámparas. Los faros opcionales BMW Laserlight con Selective Beam ofrecen un alcance en el haz de largas de hasta 600 m y se pueden identificar por los elementos azules en el interior de los grupos ópticos.

Las aletas delanteras son particularmente anchas en estas versiones, lo que crea una superficie iluminada adicional sobre los musculosos arcos de rueda. También dejan espacio para la gran anchura de vías y de neumáticos, una de las causas de la espectacular dinámica en curva del coche. Otra característica exclusiva de este deportivo de altas prestaciones son los prominentes Air Breathers integrados en las branquias M en las aletas delanteras, que forman el punto de inicio de la dinámica superficie lateral. Los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio se entregan con llantas M forjadas de aleación ligera de 20 pulgadas, cuyo acabado mecanizado brillante con estructura 3D con y su diseño bicolor generan reflexiones de luz que inspiran exclusividad y agilidad en la misma medida.

Otros rasgos de diseño específicamente M son los retrovisores exteriores que optimizan la aerodinámica y que vienen pintados en High-gloss Black. Los pasos de rueda traseros, atléticamente esculpidos, y los hombros ensanchados, fluyen hacia una poderosa parte trasera, cuya anchura está realzada por reflectores superpuestos. El faldón trasero M incorpora un difusor con una inserción en color de contraste y, en los extremos, las distintivas parejas de escapes dobles M pintadas de serie en High-gloss Chrome. El sistema de escape M Sport de serie tiene las salidas de escape en Black Chrome.

Las nuevas versiones de altas prestaciones están equipadas con un spoiler en la tapa del maletero para mejorar el equilibrio aerodinámico pintado en Black. El paquete opcional exterior M Carbon incluye inserciones para las tomas de aire frontales, las cubiertas de los retrovisores exteriores, las branquias M en las aletas, así como el difusor y el spoiler trasero hechos de CFRP. Una hendidura en el spoiler reproduce el contorno de doble burbuja en el techo.

Interior: puro sabor M en un ambiente exclusivo

El diseño interior de las nuevas versiones del BMW M8 Competition crea una armoniosa combinación de aire deportivo y ambiente lujoso. En el característico estilo M, hay elementos de contraste rojos en los botones M del volante M de cuero y en el botón start/stop en el centro de la consola. El selector del cambio de nuevo diseño con interruptor Drivelogic tiene una superficie de cuero con el logo M grabado y costuras con los colores de M GmbH. También presenta un atractivo corte con iluminación “en cascada” integrada para darle más énfasis. Las molduras interiores estándar en Carbon Fibre también acentúan el toque deportivo en estas versiones de altas prestaciones.

Los asientos sport, también de nuevo desarrollo, se distinguen por un acolchado con perforaciones 3D en los prominentes apoyos laterales, la claramente definida área de los hombros y los reposacabezas integrados con el emblema de la versión iluminado. La tapicería de serie integral de cuero, incluye cinco alternativas de cuero integral y dos variantes BMW Individual de cuero integral. Ambas también están disponibles en exclusiva con acabado de cuero bicolor / Alcantara. Distinguen a estas versiones los asientos con la sección central en color de contraste, los paneles de las puertas, las costuras de contraste, el tapizado Alcantara para los apoyos laterales, la consola central, la parte inferior del salpicadero y también en el tapizado interior del techo de BMW Individual.

En las nuevas versiones del BMW M8 Competition, tanto el equipamiento de serie como la lista de opciones también forman parte de la excepcional combinación de altas prestaciones y lujo que distingue a su diseño. Los asientos M Sport, el volante M de cuero, la información específica M en la instrumentación y los controles ergonómicamente dispuestos proporcionan al conductor todo lo que necesita para disfrutar de una apasionante experiencia de conducción, con unas reacciones precisas y controlables. Un nuevo sistema de control permite, aún más, personalizar los ajustes de este deportivo según las preferencias personales y las condiciones de conducción. El inimitable tacto M se une a elementos de equipamiento exclusivos para incrementar el confort del nuevo tope de gama de BMW M GmbH, ya sea en el uso cotidiano o el viajes largos, a la vez que destacan su condición de automóvil de lujo.

Están dentro del equipamiento estándar variantes de tapicería específicas de estas versiones, acceso confort, cargador inalámbrico para el teléfono, las BMW Display Key, faro de LED adaptativo y luz ambiente. También existe la opción de luz láser BMW con asistente de luz de carretera, que genera un haz de largas de hasta 600 m. Además del BMW Head-Up Display con indicaciones específicas M, los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio, también tienen de serie Driving Assistant y Parking Assistant. Como opción, hay una serie de otros sistemas de asistencia a la conducción. El BMW Live Cockpit Professional, que incluye sistema de navegación, y el BMW Intelligent Personal Assistant también se encuentran entre el equipamiento de serie y proporcionan un acceso pleno a los últimos servicios digitales de BMW Connected y BMW ConnectedDrive.

Novedad: botón Setup para un acceso directo a la configuración de los sistemas de propulsión y de chasis

Las versiones BMW M vienen tradicionalmente equipadas con controles que permiten al conductor programar una configuración personalizada de los sistemas de propulsión y de chasis y, por lo tanto, realizar ajustes a medida de las distintas situaciones y preferencias personales. Se pueden activar independientemente varios ajustes para el motor, la suspensión y la dirección. En las versiones dotadas con el sistema de tracción total M xDrive, el conductor también puede ajustar cuánta potencia se distribuye entre los ejes delantero y trasero. Y ahora, los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio ofrecen la posibilidad de configurar a medida también el sistema de frenos.

El botón Setup en el centro de la consola permite un acceso directo a todas las opciones disponibles para estos cinco parámetros de vehículo. Al pulsar este botón, se despliega el menú Setup en el Control Display, que ofrece una panorámica de los ajustes del vehículo que están seleccionados. El conductor puede entonces activar sus modos preferidos para el motor, la suspensión, la dirección, los frenos y el M xDrive, en pasos individuales para cada modo, a través de la pantalla táctil usando el iDrive Controller.

Las características del motor tienen los ajustes EFFICIENT, SPORT y SPORT PLUS. Las tres opciones para el sistema de chasis, COMFORT, SPORT y SPORT PLUS dan acceso a los tres perfiles de la suspensión controlada electrónicamente. El conductor también puede escoger entre COMFORT y SPORT para la dirección electromecánica M y el nuevo sistema de frenos. Cuando se desactiva el DSC (Dynamic Stability Control), entran en juego los ajustes 4WD, 4WD SPORT y 2WD (tracción trasera puro) para el sistema de tracción total M xDrive.

Se pueden guardar dos combinaciones independientes de ajustes M con las preferencias del conductor para el sonido del motor, las características del funcionamiento de la caja de cambios de ocho velocidades M Steptronic, el control de estabilidad y la función Auto Start Stop. Cualquiera de estas configuraciones globales se activa al presionar uno de los botones M del volante.

BMW Live Cockpit Professional: instrumentación completamente digital con contenido y gráficos específicos M

El BMW Live Cockpit Professional también lleva los beneficios del nuevo BMW Operating System 7.0 al mundo de los deportivos de altas prestaciones de BMW M GmbH. La instrumentación completamente digital comprende una pantalla de alta resolución tras el volante, con un diagonal de 12,3 pulgadas, y el Control Display de 10,25 pulgadas. Se proporciona al conductor exactamente la información necesaria en el momento preciso, en una disposición configurable, con contenidos y gráficos específicos M. El conductor tiene la alternativa de la pantalla táctil del Control Display, el conocido iDrive Touch Controller, el control con los botones del volante y por voz, permitiéndole mantener una interacción intuitiva y multimodal con el vehículo. Además, el nuevo BMW M8 Competition Coupé también tiene la posibilidad de control BMW mediante gestos.

El BMW Intelligent Personal Assistant es otro elemento del sistema operativo. Este compañero digital se puede activar con el corto saludo “Hola, BMW” y ayuda al conductor en el uso de las diferentes funciones del vehículo. Es más, adquiere nuevas capacidades constantemente gracias a las actualizaciones transmitidas de forma sencilla por el Remote Software Upgrade. Gracias a él se puede acceder de forma extremadamente fácil a las funciones y la información mediante instrucciones expresadas en lenguaje natural.

El Head-Up Display, de serie, proyecta directamente en el parabrisas y dentro del campo visual del conductor información relacionada con la conducción. Emplea gráficos en color y permite asimilar una amplia serie de informaciones sin apartar la vista de la carretera. Además de la marcha seleccionada, la velocidad en formato digital, mensajes del sistema de reconocimiento de señales e indicaciones del navegador, el display específico M se puede configurar con el menú iDrive, incluidos un tacómetro en varios colores con luces que indican el cambio de marcha.

Placer de conducción puro a través de la innovación: el botón M Mode

El botón M Mode en el centro de la consola hace su debut en el nuevo BMW M8 y se puede utilizar tanto para modificar la respuesta de los sistemas de asistencia a la conducción, como la información que se muestra en la instrumentación y el Head-UpDisplay. El M Mode permite al conductor activar los ajustes ROAD, SPORT y TRACK. Estos modos realzan la proverbial experiencia de conducción M según las situaciones que se den. Al cambiar de modo se modifica la información que se presenta al conductor en las pantallas. Asimismo, algunas intervenciones de seguridad de los sistemas de asistencia a la conducción, como el frenado activo o los impulsos de la dirección, se reducen al mínimo o se desactivan conjuntamente.

En el ajuste estándar ROAD, todos los sistemas opcionales de asistencia a la conducción son completamente funcionales. Una simple pulsación en el botón M Mode activa el ajuste SPORT, en el que los sistemas de asistencia a la conducción (según la configuración establecida por el conductor) solo emiten avisos sobre los límites de velocidad y la prohibición de adelantar, por ejemplo. Este modo elimina las intervenciones en los sistemas de frenos y dirección, salvo los del aviso de colisión con función de frenado y asistente de evasión.

En el modo SPORT, la instrumentación y el Head-Up Display cambian a modo de visualización M. Solo muestra información relevante para una conducción deportiva, como los indicadores de velocidad específicos M, las indicaciones de cambio de marcha, un indicador digital de la velocidad y la marcha que está engranada. Informaciones como la temperatura del refrigerante, la presión de sobrealimentación, la condición de los neumáticos, la aceleración lateral y longitudinal se pueden ver a los lados de la instrumentación. El Head-Up Display se centra en el régimen del motor y las indicaciones de cambio de marcha, del navegador, los avisos de distancia, la marcha seleccionada y la velocidad del vehículo, además de los límites de velocidad, prohibición de adelantar y la información del sistema Speed Limit Info. Al pulsar de nuevo el botón del M Mode, el sistema vuelve al modo por defecto ROAD.

Una pulsación sostenida del botón M Mode activa el modo TRACK, concebido exclusivamente para circuito. La decisión de activar este modo se debe confirmar con el iDrive Controller. Con este ajuste, se desactivan todas las funciones de seguridad y confort de los sistemas de asistencia a la conducción. Además, se desconectan el sistema de audio y el Control Display para que el conductor pueda centrar su atención más intensamente en la pista. El modo TRACK permite al conductor de los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio experimentar un tacto M ultra puro e inspirado en la competición. Además, la instrumentación y el Head-Up Display también cambian a modo de visualización M que, en el modo TRACK, desactiva el reconocimiento de señales de tráfico y la información de distancia. Al presionar el botón M Mode otra vez se desactiva el modo TRACK y se regresa al modo ROAD.

Vanguardistas sistemas de asistencia que ofrecen confort y seguridad personalizados

Los dispositivos de asistencia de serie en el nuevo BMW M8 Competition Coupé y el BMW M8 Competition Cabrio se pueden complementar con una amplia gama de sistemas concebidos para facilitar el trabajo del conductor en situaciones de circulación monótonas y, por lo tanto, mejorar tanto el confort como la seguridad. El Control de Crucero Activo con función Stop & Go y el sistema BMW Night Vision están disponibles opcionalmente. Los clientes también pueden optar por el paquete Driving Assistant Professional, que añade varias funciones, como la asistencia de dirección y de trayectoria, la asistencia para permanencia en el carril con protección activa contra una colisión lateral, el Asistente de Evasión, las alertas de prioridad, de sentido contrario y de tráfico transversal delantero.

El Parking Assistant, de serie incluye una cámara de visión trasera, mientras que el Parking Assistant Plus opcional también tiene incorporadas las funciones Top View, Panorama View y 3D Top View.

Un equipamiento de serie lujoso y opciones exclusivas para una placentera experiencia de conducción

Los asientos de serie M Sport tienen implementado un ajuste eléctrico de varias posiciones y función de memoria; se puede variar la posición longitudinal del asiento, el ángulo del respaldo, la anchura del respaldo y el apoyo en los muslos. También está incluida una función semi-eléctrica para abatir los respaldos delanteros, que facilita el acceso a las plazas traseras, así como un ajuste eléctrico de los reposacabezas, que vuelven automáticamente a su posición más baja cuando se desconecta el contacto. El respaldo trasero tiene una división 50:50 de serie, y se pueden abatir una o ambas secciones para incrementar el volumen de carga. Cuando los respaldos están subidos, el nuevo BMW M8 Competition Coupé ofrece un maletero de 420 l y el nuevo BMW M8 Competition Cabrio, de 350 l. El funcionamiento automático de la tapa del maletero es otro de los dispositivos de serie, como su apertura y cierre de manos libres.

Una de las funciones específicas del nuevo BMW M8 Competition Cabrio es la protección en caso de vuelco. Consiste en dos barras de protección, fabricadas de aluminio de alta resistencia y situadas tras los reposacabezas traseros; que se extienden automáticamente cuando los datos analizados por la unidad electrónica central de seguridad indican que existe riesgo de vuelco. El equipamiento de serie también incluye un deflector del viento, que se puede situar en la zona de los pasajeros traseros para evitar turbulencias indeseadas cuando se conduce con la capota plegada. Los asientos M Sport en la versión cabrio están equipados adicionalmente con calentadores para el cuello, cuyas salidas de aire están integradas en los reposacabezas y proporcionan un placentero efecto de calefacción en los días fríos.

Se han diseñado una serie de elementos opcionales exclusivos para los nuevos BMW M8 Competition Coupé y BMW M8 Competition Cabrio con el objetivo de combinar el intenso tacto M con una lujosa experiencia de conducción. Entre esos dispositivos están los asientos climatizados, el acristalamiento de protección solar y el paquete Confort de Temperatura Delantero, que consiste en reposabrazos con calefacción en las puertas y la consola central para el conductor y el acompañante, junto con un volante también con calefacción. Los clientes pueden disfrutar de un sonido incomparable con la opción del equipo Bowers & Wilkins Diamond con efecto envolvente, un amplificador completamente activo de 16 vías y 16 altavoces, algunos de ellos iluminados.

back to top

Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil

Boletín El Motor

Date de alta en nuestro Boletín de Novedades para recibir las últimas Noticias de El Motor.

 

Busca en la web

Últimas Pruebas

  • Probamos la BMW F 850 GS
    Probamos la BMW F 850 GS

    Esta F 850 GS que hoy probamos sucede a la F 800 GS en el catálogo BMW como el tamaño intermedio de la trail todo uso, pero es una moto totalmente nueva, aunque mantenga el diseño a grandes trazos.

  • Probamos el Seat León ST 2.0 TDI 150 CV
    Probamos el Seat León ST 2.0 TDI 150 CV

    La versión familiar del León es sin duda una de los productos más redondos de la gama Seat Actual, ya que a la variedad de versiones y acabados, se une una estética atractiva y un precio de compra competitivo.

  • Probamos el BMW 116d Aut.
    Probamos el BMW 116d Aut.

    La nueva serie 1 de BMW no es una evolución, significa un cambio casi radical del modelo más pequeño del los bávaros, ya que abandona la propulsión trasera, aumenta la habitabilidad y la carga tecnológica... y continúa con un destacado tacto deportivo.

  • Probamos el BMW 116d Aut.
    Probamos el BMW 116d Aut.

    La nueva serie 1 de BMW no es una evolución, significa un cambio casi radical del modelo más pequeño del los bávaros, ya que abandona la propulsión trasera, aumenta la habitabilidad y la carga tecnológica... y continúa con un destacado tacto deportivo.

  • Probamos el Skoda Scala 1.0 TSI 115 CV
    Probamos el Skoda Scala 1.0 TSI 115 CV

    Skoda nunca ha conseguido tener un Compacto superventas en nuestro País, y la verdad es que no acabamos de entender porqué, ya que siempre han tenido vehículos espaciosos, con buen equipamiento y con una amplitud y maletero sin rival, pero tanto el SpaceBack cómo sus predecesores, no han cuajado, ahora llega el Scala que añade a lo dicho un diseño más trabajado y un compartamiento en la media del segmento, sin decantarse ni por el confort ni por la deportividad, un coche a priori redondo que tendría que funcionar comercialmente cómo lo hacen el Octavia o el Fabia.

  • Probamos el Kia ProCeed GT 1.6 T-GDi 204 CV
    Probamos el Kia ProCeed GT 1.6 T-GDi 204 CV

    El Proceed de Kia ahora ya no es un coupé, pero es más deportivo, más equipado, más eficaz y hasta lo podríamos calificar de atractivo.

  • Probamos el Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro
    Probamos el Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro

    Los Cabriolets, descapotables o cómo les queráis llamar, son coches especiales, supongo que por su rareza, sensación de libertad, o simplemente porqué gustan, pues hoy visita nuestra redacción uno de los Cabrios más afamados de la actualidad, el Audi TT Roadster.

  • Probamos el patinete SEAT KickScooter
    Probamos el patinete SEAT KickScooter

    La movilidad del futuro es una verdadera incognita, ni los gurús del tema se pone de acuerdo y por tanto todas las marcas intentan diversificarse para que no las cojan con el pie cambiado..

Ver todas las pruebas pulsando aqui
joomla fanbox module joomla

Elmotor.net en Twitter

Tomtom Go