Probamos el SEAT Ateca TDI 150 CV 4Drive

Hoy pasa por nuestras manos el Seat más capaz en condiciones difíciles de la gama actual, preparado para afrontar carreteras nevadas, caminos en mal estado y hasta las carreteras en mal estado que poblan nuestra geografía, se trata del Ateca con tracción total, motor diesel de 150 caballos y cambio manual.

Seat parece que ha dado en el clavo con el Ateca, un producto, bonito, homogéneo y que ha conseguido gustar a muchos clientes, cosa que al fin y al cabo es la única finalidad en el desarrollo de un coche o producto de consumo en general.

Todas las versiones del SEAT Ateca tienen la cualidad de ser unos productos bastante conseguidos, de alta calidad, y con una clara vocación familiar, aunque sea a costa de ablandar sus suspensiones para hacerlos más cómodos.

SU diseño es deportivo, atractivo y bastante fluido, con un interior amplio para 5 pasajeros y tiene un maletero de 510 litros

No se trata de los SUV medianos más grandes, más bien al contrario ya que con sus 4,36 metros, es junto con el Nissan Qashqai, uno de los pequeños de la categoría, aunque no por eso renuncia a un habitáculo amplio, nada que envidiar a coches más largos pero menos aprovechados.

El asiento permite ir alto, pero también muy abajo y más integrados con el coche

De puertas adentro, el Ateca es muy similar a sus hermanos de marca, bien acabado, buenos materiales, aunque algo soso, pero con una ergonomía envidiable. Dispone de una consola central ligeramente girada hacia el conductor, todos los mandos bien distribuidos y de fácil uso y un ordenador de abordo muy completo y de sencilla lectura.

La postura al volante es muy buena y muy fácil de encontrar gracias a los múltiples reglajes. Los asientos son cómodos, deportivos y envolventes recogiendo excelentemente nuestra espalda.

El asiento trasero no es deslizante y su plegado no deja una superficie plana de carga, pero es cómodo y dos adultos o tres niños viajarán cómodamente.

La pantalla central, de 8″ ofrece una navegación sencilla a partir de un menú principal con botones grandes estilo móvil. La conectividad móvil es muy buena a través de Bluetooth para reproducción de música y llamadas, además disponemos del sistema Mirror Link que nos permitirá un uso casi completo del smartphone desde la pantalla del coche.

Dispone de base de carga inalámbrica aunque cómo no tenemos un móvil compatible, no la hemos podido probar.

Al volante es algo menos deportivo que sus hermanos de marca, lo que agradecerán aquellos que disfrutan con una conducción relajada, ya que ofrece una gran seguridad al volante, aunque sin un comportamiento dinámico al que nos había acostumbrado SEAT.

La dirección es suave y precisa, con una buena información de lo que pasa entre ruedas y asfalto. Esta dirección nos aporta un buen control del coche en zonas viradas, permitiendo un ritmo de paso por curva bastante alto.

En autopista se muestra muy confortable y buen rodador, además la correcta insonorización nos premia con una sonoridad interior baja, que se agradece.

La tracción integral 4drive de funcionamiento automático es un aliado perfecto en situaciones de baja adherencia y sobretodo ofrece un plus de seguridad.

Dónde nos ha sorprendido es en circulación offroad, ya que aunque la suspensión tiene unos recorridos algo cortos, tracciona muy bien, y nos permite llegar a sitios que no pensábamos llegar. Disponemos de un sistema de control de descenso de gran efectividad y de una altura respecto al suelo (187 mm.), que le otorga un plus para flanquear irregularidades de cierta entidad.

El cambio manual es sin duda la mejor opción, ya que a igualdad de moto consume casi 1,5 litros de gasoil menos, en este caso se quedó en unos excelentes 6,1 litros a los 100 kilómetros. Además el tacto y escalado del cambio son muy acertados. El motor tira desde poco más de 1.500 rpm y dispone de unas buenas prestaciones, con buenas recuperaciones y acelerando de 0 a 100 Km/h en solo 9 segundos.

El motor 2 litros Tdi es suave y no muy rumoroso, además no vibra. Este motor destaca por su gran amplitud de uso y la buena respuesta, sin duda es uno de nuestros preferidos.

Valoración Final

A pesar de no ser tan dinámico cómo era el Altea Freetrack o el León Xperience, es uno de los SUV más eficaces, pero a la vez no maltrata a sus ocupantes con una suspensión seca, sus posibilidades de equipamiento y motorizaciones son muy amplias y la calidad de realización bastante alta, su precio, en línea de la competencia 31.700 euros, una cifra nada descabellada.

back to top

Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil

Boletín El Motor

Date de alta en nuestro Boletín de Novedades para recibir las últimas Noticias de El Motor.

 

Busca en la web

Últimas Pruebas

Ver todas las pruebas pulsando aqui
joomla fanbox module joomla

Elmotor.net en Twitter

Tomtom Go