Probamos la Volkswagen Transporter Rockton

La archiconocida furgoneta de Volkswagen se caracteriza por su enorme gama, por sus posibilidades de personalización y una fama de adaptarse a todas las necesidades, pues ahora la gente de la marca alemana han querido que aquellos más aventureros, no se quedaran con las ganas de llegar un poco más lejos, así nación la Volkswagen Transporter Rockton una auténtica todo terreno.

Media

Volkswagen Transporter Rockton

Esta versión de la T6 del fabricante de Wolksburg se caracteriza por su tracción total, altura sobre-elevada en 30 milímetros y amortiguadores y muelles capaces de soportar hasta 3,2 toneladas. También destaca su imagen más ruda con los paragolpes en negro y el difusor en el mismo color o las llantas de acero de 16 pulgadas.

Si el color naranja de la variante Rockton llama la atención y mucho su interior también destaca con unos asientos individuales tipo baquet que pueden quitarse y ponerse para ofrecer desde dos hasta nueve plazas. Es un vehículo totalmente polivalente, tanto para llevar pasajeros cómo carga, aunque para quitar los asientos, necesitamos un rato, ya que hay que quitar varios tornillos. En el haber diremos que los baquets mejorarían si fueran reclinables y tuvieran reposabrazos.

El salpicadero es muy parecido a sus hermanos de gama, muy funcional y ordenado.

Nos ha encantado el revestimiento de goma del suelo, muy sufrido.

La ventaja de Volkswagen es que los coches se pueden equipar a la carta, y a pesar de que nuestra unidad no contaba con todos los elementos opcionales ya montaba lo último en sistemas de ayuda a la conducción y soluciones de confort como los grupos ópticos con tecnología LED, asistente de cambio de carril, control de crucero adaptativo, sensores de aparcamiento , climatización en cabina, puertos USB y pantalla táctil de 5 pulgadas. A eso le puedes sumar cámaras para el aparcamiento, detector de fatiga, puertas deslizantes con accionamiento eléctrico y muchos detalles más de manera opcional.

El propulsor de este todo terreno disfrazado de furgo es el fiable 2.0 TDI de 150 CV con caja manual de 6 marchas y tracción 4Motion. Se trata de un motor con unos buenos bajos, que mueve sin problema el Rockton tanto en carretera como en montaña con una buenas prestaciones y confort de marcha.

El consumo en nuestro caso se ha situado en 7,8 litros a los 100 kilómetros, una cifra muy digna si tenemos en cuenta que hicimos una larga excursión por montaña, conducimos por nieve, atravesamos varios puertos de montaña y hasta la levamos a conocer una autopista.

La sonoridad en marcha está bastante contenida, si que al arrancar y acelerar suena más que un turismo, pero nada alarmante ni molesto.

El Volkswagen Transporter Rockton tiene unas sorprendentes cualidades off-road ya que monta asistente para descenso y arranque en pendiente además del bloqueo mecánico del diferencial del eje trasero y su tracción total que convierten en un furgón listo para afrontar terrenos resbaladizos mientras su altura salva cualquier accidente en el tramo.

Nosotros hicimos una ruta por caminos en mal estado y algo embarrados gracias a la lluvia de la noche anterior y disfrutamos cómo cerdos en el barro, es imparable y muy fácil de conducir, nonos llevará dónde un touareg, pero no nos quedaremos muy lejos.

En carretera tiene un comportamiento muy de furgoneta, aunque tampoco inclina mucho y su dirección nos permite una conducción relajada, además la suspensión es excelente filtrando todas las irregularidades del asfalto.

En autopista el funcionamiento es muy bueno, cómodo y manteniendo perfectamente velocidades de crucero legales.

Sobre nieve es sorprendente, ya que la monta de neumáticos era mixta, pero va perfecto, incluso con un buen grosor de nieve fresca es imparable, tracciona sin problema y transmite mucha seguridad al volante.

Valoración Final

Es el vehículo industrial perfecto para aquellos que nos gusta salir a la montaña todo el año, a esquiar en invierno, paseando o en bicicleta el resto del año, además su precio 34.800 euros, es un regalo, no os parece? Si os encaja, no os defraudará.

Related items

Probamos el Skoda Spaceback Montecarlo 1.0 TSI DSG

El compacto de Skoda que hoy pasa por nuestras manos es de los modelos que ofrecen más confort y espacio del mercado, pero en cambio no tiene su merecido espacio en las listas de ventas.

Probamos el Opel Insignia GSI 4x4 Aut8 260 cv

 

Opel ha hecho renacer las siglas míticas GSI y además lo ha hecho en un coche que sin duda es digno de ellas.

Probamos el Toyota Yaris Hybrid

 Hoy probamos un auténtico outsider, el único vehículo urbano híbrido desde la desaparición del Honda Jazz.

Probamos el Seat Alhambra TDi 184 DSG

El Alhambra, junto con su gemelo de Volkswagen, el Sharan, son según nuestra humilde opinión los monovolúmenes grandes más equilibrados de la actualidad, con una gama de motores y posibilidades de equipamiento muy amplias y un comportamiento y facilidad de conducción muy por encima de la competencia.

Probamos la Volkswagen Caddy Tsi 102cv.

La Caddy es un clásico del mercado de las furgonetas, aunque realmente es lo que los franceses llaman multispace, un vehículo polivalente, con el que transportar personas y carga en un tamaño bastante contenido y un peso muy ligero.

Probamos el BMW 530d Touring

Hoy probamos uno de los familiares más espectaculares y atractivos de los últimos tiempos, el BMW Serie 5 Touring asociado al que seguramente es el motor diesel más agradable y poderoso de la actualidad, el resultado, ahora te lo contamos.

Probamos el Nissan Qashqai 1.6 DIG-T 163 CV

El diesel según parece tiene fecha de caducidad y la mayoría de marcas están apostando por la gasolina o por tecnologías híbridas, que de momento son más caras. Nissan sigue su apuesta por la electricidad pura pero también tiene una gama de gasolina muy interesante, sobretodo por su buen rendimiento y bajo consumo, tanto el 1.2 DIG-T como este 1.6 DIG-T que hoy nos ocupa, son muy buenas opciones a sus hermanos de gasóleo.

Probamos el Skoda Octavia Combi RS 184 cv

 Pensado para aquellos padres que no quieren sacrificar la deportividad pese a llevar una berlina familiar, pero que no quieren pagar un riñón por su nuevo coche, la firma Checa tiene el Skoda Octavia RS 184 Combi.

Megabanner Inferior