Probamos el Opel Insignia Sports Tourer 1.5 Turbo 165 cv

Opel consciente como la mayoría de marcas de que el futuro inmediato son los vehículos de gasolina, ha lanzado una excelente gama de su berlina familiar, el Insignia Sports Tourer, motorizada por modernos propulsores de gasolina, que hoy pasa por nuestras manos.

Con un diseño moderno, muy trabajado y una oferta de variantes muy completa, sin duda la versión familiar del Insignia será uno de los modelos preferidos del segmento.

El motor de 1.5 litros gasolina, animado por un turbo y 165 CV de potencia, disfruta de una generosa entrega de par que hace que se mueva con mucha soltura, más que suficiente para un uso habitual del coche y sin aspiraciones dinámicas.

Esta versión Sport Tourer ofrece bastantes ventajas respecto a su hermano de 5 puertas por poco más de 1.000 euros de diferencia, ganando 70 litros de maletero (560 en total) y un gran acceso gracias al portón trasero. La habitabilidad no mejora excepto en la altura de las plazas traseras.

El interior del Insignia ha mejorado mucho en aspecto y calidad, han desaparecido muchos de los botones que poblaban la consola central y ha mejorado mucho su ergonomía y su uso intuitivo, hasta situarse entre los mejores de la categoría.

Los asientos, aunque tienen el sello AGR de ergonomía, la verdad es que en la redacción ha habido disparidad de opiniones, aunque recogen bien el cuerpo, es algo difícil conseguir una posición cómoda.

Los materiales usados son de buena calidad y tacto, se ven duraderos y con unos excelentes ajustes.

Una vez al volante, el espacio, tanto para el conductor como para los pasajeros, es generoso, lógico si pensamos que mide prácticamente 5 metros de largo, el más largo entre sus competidores. La cota de anchura en las plazas traseras es correcta. Tres adultos caben en ellas, pero algo más apretados de lo que el tamaño del Insignia sugiere.

El maletero es grande y si necesitamos más espacio se pueden abatir los respaldos traseros y dejan un suelo completamente plano.

El equipamiento de la unidad de pruebas era generoso con asientos de cuero ventilados, llantas de 18 pulgadas, la pintura metalizada, sistema de faros matriciales led Intellilux de funcionamiento exquisito, Head Up Display de muy buena calidad, asistente de mantenimiento en el carril, sensor de ángulo muerto, alerta de colisión con frenado automático y un sistema multimedia y conectividad con WiFi de funcionamiento eficaz y sencillo. El equipo de sonido Bose nos defraudó un poco por nitidez de sonido, pero en general sonaba bastante bien.

El motor 1.5 turbo de gasolina, es una evolución del excelente 1.4 que ya equipaba el Insignia, al que mejora en silencio de marcha y respuesta a bajas revoluciones, muy destacable si tenemos en cuenta que este coche pasa olgadamente de las 1,6 toneladas de peso.

El generoso par motor de 250 Nm está disponible a tan sólo 2.000 rpm y lo mantiene constante hasta las 4.000, de modo que empuja con suficiente brío desde ese régimen y tampoco va nada mal por debajo de él. La potencia máxima la alcanza a las 4.500 rpm, un funcionamiento más propio de una mecánica diésel. Este detalle nos hace pensar que el motor al trabajar muy bien a bajas revoluciones, será fiable y sobretodo longevo.

El cambio manual de 6 marchas sufre unos desarrollos algo largos, lo que penaliza en zonas viradas. En cambio el selector es preciso y rápido.

En cuanto al consumo, la nota es de Matrícula de honor, ya que consumió una media de 6,2 litros a los 100 kilómetros con una autonomía cercana a los 1.000 kilómetros.

En marcha el Insignia Sports Tourer sigue siendo más cómodo que eficaz, aunque ahora la suspensión trasera es más firme y trasmite mayor seguridad en tramos virados.

Es un coche magnífico para realizar largos viajes, ya que es muy silencioso, cómodo y su dirección es firme y precisa.

En ciudad va bien pero su tamaño imponente lo hace algo complicado para moverse por la urbe y sobretodo para aparcar.

En vías secundarias y puertos de montaña es algo torpe y sus suspensiones blandas no le permiten moverse con agilidad.

Valoración Final

Esta versión gasolina del Opel Insignia Familiar es un coche muy cómodo para viajar en familia, con buen espacio de carga, mucho confort y un motor muy frugal si conducimos tranquilos. Su precio desde 33.700 euros sin contar descuentos es muy razonable por el pedazo coche que nos llevamos.

 

 

 

Related items

Probamos el Skoda Spaceback Montecarlo 1.0 TSI DSG

El compacto de Skoda que hoy pasa por nuestras manos es de los modelos que ofrecen más confort y espacio del mercado, pero en cambio no tiene su merecido espacio en las listas de ventas.

Probamos el Opel Insignia GSI 4x4 Aut8 260 cv

 

Opel ha hecho renacer las siglas míticas GSI y además lo ha hecho en un coche que sin duda es digno de ellas.

Probamos el Toyota Yaris Hybrid

 Hoy probamos un auténtico outsider, el único vehículo urbano híbrido desde la desaparición del Honda Jazz.

Probamos el Seat Alhambra TDi 184 DSG

El Alhambra, junto con su gemelo de Volkswagen, el Sharan, son según nuestra humilde opinión los monovolúmenes grandes más equilibrados de la actualidad, con una gama de motores y posibilidades de equipamiento muy amplias y un comportamiento y facilidad de conducción muy por encima de la competencia.

Probamos la Volkswagen Caddy Tsi 102cv.

La Caddy es un clásico del mercado de las furgonetas, aunque realmente es lo que los franceses llaman multispace, un vehículo polivalente, con el que transportar personas y carga en un tamaño bastante contenido y un peso muy ligero.

Probamos el BMW 530d Touring

Hoy probamos uno de los familiares más espectaculares y atractivos de los últimos tiempos, el BMW Serie 5 Touring asociado al que seguramente es el motor diesel más agradable y poderoso de la actualidad, el resultado, ahora te lo contamos.

Probamos el Nissan Qashqai 1.6 DIG-T 163 CV

El diesel según parece tiene fecha de caducidad y la mayoría de marcas están apostando por la gasolina o por tecnologías híbridas, que de momento son más caras. Nissan sigue su apuesta por la electricidad pura pero también tiene una gama de gasolina muy interesante, sobretodo por su buen rendimiento y bajo consumo, tanto el 1.2 DIG-T como este 1.6 DIG-T que hoy nos ocupa, son muy buenas opciones a sus hermanos de gasóleo.

Probamos el Skoda Octavia Combi RS 184 cv

 Pensado para aquellos padres que no quieren sacrificar la deportividad pese a llevar una berlina familiar, pero que no quieren pagar un riñón por su nuevo coche, la firma Checa tiene el Skoda Octavia RS 184 Combi.

Megabanner Inferior