Mantener los neumáticos en estado óptimo es vital para preservar la seguridad al volante

Circular con ruedas sin la profundidad suficiente en la banda de rodadura eleva el consumo hasta un 20%, según LeasePlan

 Mantener los neumáticos en estado óptimo es esencial para preservar la seguridad al volante y reducir el número de accidentes. Circular con neumáticos que tengan una profundidad insuficiente en la banda de rodadura no solo incrementa el riesgo de sufrir un accidente, sino que además eleva el consumo de combustible hasta un 20 por ciento. Por este doble motivo, es muy necesario realizar revisiones periódicas del estado y la presión de las ruedas.

Como compañía experta en la gestión de flotas, LeasePlan ofrece una serie de consejos que persiguen contribuir a reducir a cero el número de accidentes y de víctimas.

En primer lugar, es fundamental revisar la presión y el agarre de los neumáticos, al menos una vez al mes y siempre que se vaya a viajar. No obviar nunca que la presión de los neumáticos disminuye con el tiempo, y saber que lo ideal es medir la presión en frío, y que si se hace en caliente es preciso añadir 0,3 bar. Una presión adecuada eleva el agarre y la seguridad en carretera, así como la durabilidad. Circular con baja presión en los neumáticos provoca un mayor consumo de combustible y un calentamiento más rápido de la rueda. Por el contrario, llevar una presión excesiva contribuye a desgastar la parte central del neumático, generando alteraciones en la conducción como la vibración del volante, o un menor agarre, aumentando el riesgo de percance.

Además, es preciso prestar mucha atención a la banda de rodadura, zona que entra en contacto con el asfalto, y a su posible desgaste. La profundidad de las ranuras anchas que se encuentran en la zona central de la banda de rodadura no pueden ser inferiores a 1,6 mm. No obstante, la vida útil de un neumático no se conoce solo a partir de este dato, porque a veces las ranuras están dentro de este límite pero el neumático sufre otras deficiencias que pueden detectarse con un simple control visual -aspecto de las gomas, pérdida de presión- o al conducir el vehículo - adherencia, vibración, ruido, o tracción.

De acuerdo con David Henche, Digital Leader de LeasePlan España, “es vital igualmente, revisar los flancos de las ruedas. Si presentan abombamientos o pequeños mordiscos -habitualmente producidos por golpear la rueda contra el bordillo al estacionar-, las probabilidades de sufrir un reventón y, por tanto, un accidente, crecen”.

 

back to top

Artículos sobre mecánica y Tecnología del Automóvil

Boletín El Motor

Date de alta en nuestro Boletín de Novedades para recibir las últimas Noticias de El Motor.

 

Busca en la web

Últimas Pruebas

Ver todas las pruebas pulsando aqui
joomla fanbox module joomla

Elmotor.net en Twitter

Tomtom Go